Médicos y enfermeras de Oaxaca radicalizan protesta

Al menos 12 mil personas de la sección 35 del sindicato de salud copian acciones de maestros.
Los inconformes impidieron el paso del transporte turístico y de carga.
Los inconformes impidieron el paso del transporte turístico y de carga. (Arturo Pérez/Cuartoscuro)

Oaxaca

Al menos 12 mil médicos y enfermeras de la sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSS), emulando las acciones de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), se radicalizaron y bloquearon durante 10 horas el principal entronque al aeropuerto de la capital, además de los principales accesos a la ciudad de Oaxaca.

Los inconformes exigen la renuncia tanto del secretario de salud estatal, Héctor González Hernández, como del coordinador financiero de la dependencia, Hugo Espinoza, además de la separación del cargo del director del Seguro Popular, Rogelio Hernández, a quien acusan de malversar más  3 mil 500 millones de pesos que estaban destinados al abasto de medicamentos e insumos a clínicas y  hospitales.

Además, los acusan de generar una deuda a terceros institucionales de más de 500 millones de pesos, lo que tiene a los empleados en Buró de Crédito.

Reclaman  la liberación de 100 millones de pesos que el gobierno de Oaxaca se niega a pagar para cubrir los gastos por la compra de uniformes para enfermeras y batas para médicos.

En la protesta los inconformes cerraron el paso en la carretera Oaxaca-Puerto Angel, impidiendo el pasado del transporte turístico y de carga.

También impidieron el paso de vehículos particulares y taxis, por lo que los pasajeros que buscaban abordar un vuelo caminaron hasta un kilómetro para acceder a la terminal aérea.

Otros tramos carreteros tomados por los manifestantes fueron en la carretera Oaxaca-México, a la altura de Hacienda Blanca, y la carretera panamericana Oaxaca-Tehuantepec.

Los manifestantes también se apoderado de los accesos principales a la Ciudad Judicial y a la Ciudad Administrativa, y  de las oficinas del SAT.

Se reportó el cierre del hospital civil de la ciudad de Oaxaca, lo que provocó que fueran suspendidas las consultas externas, solo quedó abierta la puerta de urgencias. Con la paralización del lugar se afectó a más de 100 mil personas.

ADHESIONES

La protesta de los médicos y enfermeros fue respaldada por la sección 22 de la CNTE, que envió brigadas de solidaridad.

PLANTEAMIENTOS

El secretario general de la sección 35 del sindicato, Mario Félix Pacheco, denunció que pese al paro médico en 17 hospitales regionales y más de 250 clínicas rurales, estallado desde la semana pasada, no hay respuesta de los gobiernos estatal y federal a sus planteamientos.

Precisó que el paro no afecta el área de urgencias, solo consultas externas y labores administrativas.

Indicó que en esta ocasión los médicos y enfermeras de Oaxaca no quieren ni exigen bonos, ni aumento salarial, “el paro es para que nos doten de insumos necesarios para trabajar y medicamentos para atender las necesidades de la gente”.

Félix Pacheco recriminó que en los hospitales no haya pinzas para intervenciones quirúrgicas, mucho menos gasas, vendas o analgésicos, y no se diga los isotopos, laminillas y espejos para realizar el papanicolaou.

Dijo que de 134 claves de medicinas, Oaxaca solo tiene 16, lo que es cuestionable porque no se llega al estándar que marca la media nacional.

El funcionario exigió se aplique una auditoría al gasto destinado a la Secretaría de Salud estatal, ya que hay muchas dudas respecto a los manejos de los fondos, máximo cuando quienes han sido los responsables de su operación se han enriquecido de forma inexplicable.

Aseguró que han buscado el acercamiento con el gobierno de Oaxaca, pero las  autoridades de salud  les han cerrado las puertas, advirtiendo que ya no tienen dinero para cubrir los rezagos.

Felíx Pacheco señala que le preocupa la situación cuando ha tenido información acerca de que el ex secretario de Salud German Tenorio cuenta con una fortuna en dólares, casas particulares y departamentos en Canadá.