Paro de médicos en hospitales del sector salud en Michoacán

Protestan porque las autoridades les suspendieron la ración alimenticia que les brindan en el nosocomio.
El paro continúa y los médicos solo prestan sus servicios en el área de urgencias.
El paro continúa y los médicos solo prestan sus servicios en el área de urgencias. (Quadratín)

Morelia

Unos 400 médicos residentes e internos iniciaron un paro de labores en hospitales del sector salud de Michoacán, en protesta porque las autoridades les suspendieron las raciones alimenticias que les brindan en los nosocomios, luego de las intensas jornadas que viven.

El paro inició a las siete de la mañana de ayer, en el Hospital Civil "Miguel Silva" de Morelia y se fue extendiendo a los de la Mujer e Infantil, así como los regionales de Uruapan y Zamora.

José Ángel López, médico residente del citado nosocomio, indicó que los doctores se declararon en paro, luego que desde la semana pasada la institución ya no ofreció los alimentos acostumbrados a los médicos residentes e internos que prestan su servicio en el Hospital Civil.

Señaló que se entabló un diálogo con los directivos del hospital, quienes les prometieron la entrega de vales provisionales que serán canjeables por alimentos.

Sin embargo, hasta las 20:00 horas, el paro de labores continuaba y los denunciantes solo prestaban sus servicios en el área de urgencias.

Según la denuncia, las autoridades médicas aseguran que la institución no cuenta con recursos económicos para liquidar el adeudo con una empresa especializada que se encarga de suministrar los alimentos al hospital.

Ante ello, la empresa contratada decidió suspender el servicio a la red hospitalaria, dado los pasivos que varios hospitales del sector salud tienen con ella.

En contraparte, los directivos del "Miguel Silva", han erogado a fuertes sumas de dinero en obras onerosas e innecesarias.

Entre ellas se aprecia el techado del estacionamiento para vehículos de los directivos, modificaciones al salón de juntas y el remozamiento de la cristalería de la zona de farmacia.

El pasado viernes, el "Miguel Silva" suspendió la alimentación de cientos de pacientes que estaban internados y cuyos familiares tuvieron que acudir a puestos callejeros que se encuentran en torno al recinto hospitalario, a fondas y tiendas de conveniencia, para poder cumplir la cuota alimentaria de sus enfermos.

La crisis hospitalaria alcanzó este lunes a los hospitales de La Mujer e Infantil, así como a los de Uruapan y Zamora, según expuso el doctor, Alejandro Aguilar.

Médico residente del Hospital de la Mujer, Alejandro Aguilar aseguró que la crisis no solo se limita al factor alimentario, sino a la falta de material de curación y medicamentos.

Aseguró que los residentes e internos deben trabajar en condiciones lamentables, donde muchas de las ocasiones no cuentan ni con gasas para atender partos y otras curaciones de urgencias.