Quería enseñar una María Félix de carne: Almazán

El escritor presenta su novela “Acuérdate, María”, de Planeta, hace un análisis de la última hora de vida de la diva del cine mexicano.

Tijuana

Sergio Almazán es un joven escritor mexicano que los últimos ocho años de su vida se los ha dedicado a una mujer, la actriz María Félix, una novela que se ubica en el género de la docuficción y que nació con el ánimo de hacer de María Félix un personaje cercano a las nuevas generaciones de mexicanos, así lo comenta el autor de “Acuérdate, María” (Planeta, 2014).

“Mira es un proyecto acariciado desde hace ocho años, debo decir que originalmente pensamos la editorial y yo que fuera una biografía, y dice Milán Kundera en el arte de la novela hay veces que la realidad se cree cuando es ficción o hay ficción que nos ayuda a entender la realidad, eso me pasaba con un personaje como María. 

“Me interesaba básicamente desmitificar al mito, bajar del pedestal a María Félix, que tuviéramos un personaje como María de carne y hueso, más cercano a nosotros, cómo se construyó y cómo se fue afinando el personaje, el lector encuentra al ser humano. Hacía guiños con la soberbia, es una mujer llena de cuestionamientos”.

Para este libro el autor realizó una investigación exhaustiva sobre la vida de la actriz nacida en Sonora un 8 de abril de 1914 y muerta un 8 de abril del 2002, fue la primera diva del cine mexicano.

“Acuérdate, María. Está la ficción que es la última hora de María Félix, lo que hago es este flashback, una veta muy importante del cine en México, pero también del cine mundial; hay que recordar que ella filma en Italia, en Argentina, en España y en Francia, puede también la gente encontrar 70 años de la historia del cine en el mundo”.

El libro está lleno de anécdotas y guiños que también ofrecen un repaso sobre la historia del cine en México.

“Miguel Zacarías se desespera y quien le ayuda a aprenderse de memoria los parlamentos es Gabriel Figueroa; dicen que inventa el close up en México… estos grandes cielos de postales, él es quien le ayuda a filmar en el mundo del cine. Se convirtió en el amigo más cercano en el cine, en 1943 es cuando hace Doña Bárbara, toma el mote de la Doña y lo vamos a conocer hasta aquella mañana del 8 de abril”.