Marchas en Chilpancingo por liberación comunitarios

Los manifestantes llegaron al Cereso donde instalaron mantas, pancartas y pidieron liberar a sus dirigentes, entre ellos Nestora Salgado, Gonzalo Molina González y Arturo Campos.
Los inconformes de una de las marchas iban con sus uniformes y cubrieron sus rostros con pasamontañas.
Los inconformes de una de las marchas iban con sus uniformes y cubrieron sus rostros con pasamontañas. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

Organizaciones del magisterio disidente, estudiantes de normales públicas, padres de los 43 y representantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) marcharon en Chilpancingo para solicitar la liberación de por lo menos 50 presos políticos, entre ellos Nestora Salgado García, Gonzalo Molina González y Arturo Campos Herrera.

Aunque el planteamiento es uno solo, fueron dos los bloques que se movilizaron este viernes 6 de noviembre, lo que confirmó la división que prevalece al seno de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG).

La primera movilización consistió en una concentración encabezada por Ramos Reyes Guerrero, secretario general de la CETEG, quien estuvo acompañado por los principales representantes de los padres de los 43, Felipe de la Cruz y Melitón Ortega.

También llegaron estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, los directivos del Taller de Desarrollo Comunitario (Tadeco), así como esposas de los coordinadores de la CRAC presos en la Costa Chica y región Montaña.

Ellos hicieron una parada inicial en la puerta de acceso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), después caminaron rumbo a las instalaciones del Centro de Readaptación Social (Cereso) para instalar mantas, pancartas y pedir la liberación de sus dirigentes.

Las autoridades penitenciarias les ofrecieron una audiencia en el interior del penal, los dirigentes aceptaron y fueron acompañados por el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum), Ramón Navarrete Magdaleno.

La segunda movilización comenzó con una marcha en la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, tuvo en la descubierta principal a integrantes de la CRAC-PC de Tixtla, quienes portaron sus uniformes y cubrieron sus rostros con pasamontañas.

Les siguieron maestros disidentes del bloque de Antonia Morales, el Frente Popular Revolucionario (FPR) y del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG).

Ellos caminaron hacia el Congreso local, pasaron por la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR), palacio de Gobierno y llegaron a las instalaciones del Cereso.

Para desmarcarse de la división que prevalece al seno de la CETEG, los integrantes del FUNPEG ya no llegaron al Cereso, en tanto que los padres de los 43 también cuidaron no quedarse en el medio de un posible conflicto.