Marchan padres de los 43 desaparecidos en Iguala

Reprochan los nulos avances en las investigaciones y búsqueda. Ante las cruces de los jóvenes abatidos el 26 de septiembre del año pasado, colocaron una ofrenda floral.
Compañeros y padres de los normalistas colocaron arreglos florales en las cruces los jóvenes abatidos el 26 de septiembre de 2014.
Compañeros y padres de los normalistas colocaron arreglos florales en las cruces los jóvenes abatidos el 26 de septiembre de 2014. (Rogelio Agustín )

Chilpancingo

Al menos 200 personas, entre padres de los 43 desaparecidos, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y activistas de organizaciones sociales marcharon en la cabecera municipal de Iguala de la Independencia.

Aunque la movilización estaba convocada para las 16:00 horas, en realidad comenzó hasta las 18:00 horas, con la participación de los padres de familia agraviados por los hechos registrados la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala.

Se reunieron en la plaza central, cerca del Palacio Municipal, en donde despachaban José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa hasta el día de los ataques; el primero como alcalde y la mujer como presidenta del DIF.

Los padres de los 43, los estudiantes y activistas avanzaron hasta llegar a la avenida Juan N. Álvarez esquina con el Periférico, en donde los jóvenes fueron agredidos hace diez meses.

Ante las cruces de los jóvenes abatidos en los ataques cometidos por la policía municipal, respaldada por una célula de supuestos integrantes de Guerreros Unidos, los padres y compañeros colocaron una ofrenda floral.

Lamentaron que a diez meses de distancia, las autoridades encargadas de investigar los hechos no presenten avances importantes en los trabajos realizados.

Insistieron en que mientras no haya pruebas científicas de que los desaparecidos ya murieron, ellos van a refutar los informes de la Procuraduría General de la República (PGR) y reclamarán su presentación con vida.

Insistieron en la necesidad de que se abran los cuarteles militares para revisar si hay en ellos indicios del paso de los jóvenes, para despejar todas las dudas que hay en torno al personal del 27 batallón de infantería.