Marchan maestros en Chiapas; exigen dar marcha atrás a reformas

El secretario general de la Sección VII del SNTE, dijo que ésta es una jornada de lucha de "carácter límitado" en respuesta a la convocatoria nacional de la CNTE.

Chiapas

Tras iniciar con retrasos y desorganización una marcha de protesta, alrededor de ocho mil maestros se concentraron en el Parque Central de Tuxtla Gutiérrez para exigir dar marcha atrás a las reformas estructurales y la destitución del Secretario de Educación, Emilio Chuayffet.

Adelfo Alejandro Gómez, secretario general de la Sección VII del SNTE, informó que este miércoles se inició en Chiapas una jornada de lucha de "carácter límitado" en respuesta a la convocatoria nacional de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Pese a la escasa participación de docentes (se calcula en Chiapas una nómina de 80 mil maestros) el dirigente aseguró que en esta entidad, es donde el movimiento profundiza más en las exigencias inmediatas de las demandas magisteriales.

Según Adelfo Alejandro, la movilización tiene como objetivo impedir que continúen aplicándose las reformas estructurales: "Hoy esto nos hace dar una respuesta importante, unida, organizada, que está con miras, si las pretensiones de ellos van a seguir siendo las de imponer a toda costa las reformas estructurales".

Agregó que las protestas también son una respuesta de los trabajadores de la educación al llamado de "todo nuestro pueblo para defendernos de éstas agresiones", anunciando una gran huelga general" que brotará en cualquier momento.

El dirigente sindical dijo que las acciones a seguir se determinarán en una asamblea posterior, desconociendo si el plantón de este miércoles se prolongará por más tiempo, no obstante, por la tarde decenas de maestros empezaron a colocar lonas y carpas en los parques Central y San Marcos de Tuxtla Gutiérrez.

Rechazo ciudadano

La convocatoria para el inicio de la marcha marcaba la reunión en el puente Belisario Domínguez, en la salida al municipio de Chiapa de Corzo. El arribo de los maestros fue lento partiendo inicialmente un grupo de no más de 300 personas.

Simultáneamente en las estaciones radiofónicas chiapanecas, las llamadas de protesta de los ciudadanos no se hicieron esperar, debido a los antecedentes de violencia en manifestaciones pasadas, los daños a la economía local y las agresiones en contra de ciudadanos por parte de maestros con anterioridad.

Los automovilistas también expresaron desagrado debido a los constantes bloqueos que las organizaciones sociales, campesinas y magisteriales realizan con frecuencia en la capital del estado.

Padres de familia consultados repudiaron el paro debido a que las movilizaciones, plantones y paros de labores han sumido al estado en un rezago educativo mucho mayor en los últimos años.