Marchan comunitarios contra privatización de Pemex en Tixtla, Guerrero

El contingente manifestó su solidaridad con la Policía Ciudadana de Olinalá y también reprocharon la forma en que el gobierno federal utiliza la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Guerrero

Al menos 200 policías comunitarios, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y activistas de diferentes organizaciones sociales marcharon contra la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la cabecera municipal de Tixtla.

La movilización comenzó en la entrada sur de la ciudad, en donde se conformó la presencia de los grupos que la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) tiene en las comunidades de Zacatzonapan, El Troncón y Tecolcintla.

Cabe mencionar que en la movilización no estuvieron los grupos que comanda Pastor Coctecón Plateado, comisario de Acatempa, la primera población de Tixtla que se sumó al sistema de seguridad y justicia alternativos.

En cambio sí llegaron a la protesta habitantes de la cabecera municipal, principalmente del barrio de El Fortín, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, activistas del magisterio disidente, del colectivo # YoSoy132 y de la Red de Organismos Defensores de Derechos Humanos de Guerrero, entre otros.

Manifestaron su solidaridad con la Policía Ciudadana (PC) de Olinalá que este fin de semana vivió un capítulo de tensión con elementos del Ejército Nacional y la Marina Armada a partir de que el presidente municipal, Eusebio González Rodríguez, solicitara el apoyo por la detención y traslado a una Casa de Justicia del sindico Armando Patrón Jiménez, quien es acusado de intentar borrar las huellas del asesinato de dos personas.

Por esa razón no llegó a la marcha Nestora Salgado, la coordinadora de la PC en Olinalá, cuyo domicilio particular fue cercado la madrugada del sábado por elementos del Ejército a petición del primer edil del lugar.

Gonzalo Molina González, uno de los promotores de la CRAC en la zona, manifestó que la marcha también se realizó para reprochar la forma en que el gobierno federal utiliza la Cruzada Nacional contra el Hambre para militarizar las zonas de influencia de las policías comunitarias que existen en la entidad.

“Si realmente quisieran combatir el hambre, pues invertirían más recursos para lograr la plena soberanía alimentaria de los pueblos, lo que actualmente no ocurre”, señaló Molina González.

Dijo que la CRAC está en contra de la propuesta de reforma energética planteada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto al Congreso de la Unión, ya que pretende que el petróleo se quede en manos de la Iniciativa Privada (IP), particularmente de empresas trasnacionales que siempre han querido explotar dicho recurso nacional.

Sin el recurso que Petróleos Mexicanos garantiza para el presupuesto de cada ejercicio fiscal, advirtió que en el futuro no habrá financiamiento público para salud y educación, áreas que desde hace varios años padecen los efectos de la aplicación de malas políticas públicas.

La marcha recorrió las principales avenidas de Tixtla, aunque muchos ciudadanos se asomaron a sus puertas para observarlos muy pocos respondieron a las arengas para sumarse, casi todos se limitaron a ver.

Llegaron a la plaza central y en el monumento del general Vicente Guerrero Saldaña realizaron un mitin político, en el que ratificaron su determinación de impulsar acciones que fortalezcan su postura de ir contra la reforma energética planteada por el gobierno federal.