Marchan en Puebla para pedir mayor seguridad

Solicitan esclarecer los asesinatos en el municipio y la liberación de los detenidos.

Puebla

Cerca de 250 pobladores del municipio de Guadalupe Victoria, Puebla, marcharon ayer contra la inseguridad que azota a la alcaldía y para exigir que se esclarezca el homicidio del comerciante Ernesto Osorio Cervantes, ocurrido el lunes 4 de noviembre.

El crimen desató que un grupo de pobladores quemara la presidencia municipal, la casa del alcalde, Felipe Cortés, y una clínica que se presume también es propiedad del edil.

Los manifestantes pidieron es el esclarecimiento de las muertes y secuestros registrados en los últimos meses.

Durante la marcha, los habitantes pidieron la liberación de los cinco vecinos de Guadalupe Victoria que fueron detenidos por la su presunta participación en la quema de las patrullas y la alcaldía.

La Procuraduría General de Justicia del estado informó que los detenidos fueron identificados como Pedro Enrique y José Islas Espinoza, Pedro Islas Navarro, José Irineo Santiago Arcos Romero y Zenón Romero Mata, a quienes se les investiga por los delitos de daño en propiedad ajena, incendio y ataques a las vías generales de comunicación y a la seguridad en los medios de transporte y lo que resulte.

En tanto, la presidencia municipal quedó asegurada, mientras se realizan las diligencias, luego de que fue incendiada por pobladores que se quejaban por la inseguridad.

Mientras que los familiares de Ernesto Osorio Cervantes velan su cuerpo y hoy será sepultado en el panteón de la comunidad.

La víctima estaba a bordo de su camioneta a un costado de su negocio cuando sujetos desconocidos le dispararon en la cabeza, presuntamente en un intento de asalto perdiendo la vida de inmediato.

La indignación de los pobladores y familiares creció luego de que el cadáver estuvo en el piso casi tres horas, pues el agente del Ministerio Público no llegaba para hacer el levantamiento de cadáver.