Investiga CNDH caso de niños en albergue La Gran Familia

Visitadores adjuntos y peritos psicólogos del organismo se trasladaron a Zamora, Michoacán, para dar seguimiento a las indagatorias y brindar apoyo a las familias y víctimas que lo requieran.
El albergue La Gran Familia contaba con primaria, secundaria y preparatoria
El albergue La Gran Familia contaba con primaria, secundaria y preparatoria (Tomada del Facebook)

Ciudad de México

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos investiga el caso del albergue La Gran Familia, ubicado en Zamora, Michoacán, lugar donde presuntamente se cometieron múltiples abusos y maltratos contra las personas ahí alojadas, entre ellas, menores de edad, que pudieran constituir violaciones a derechos humanos.

Tras la intervención de fuerzas federales y estatales en el albergue, donde se encontraban 596 personas, entre ellas 278 niños, 174 niñas, seis bebés recién nacidos y 138 mayores de edad, la CNDH dará seguimiento a la atención que reciban y su destino final.

De acuerdo con información recabada por personal de la CNDH, testimonios de testigos y de víctimas menores de edad que se encontraban en el albergue, señalan la existencia de abusos, maltratos físicos, alimentos en mal estado, e incluso que había un cuarto de castigos donde los internos eran obligados a permanecer por horas y sin alimentos.

Asimismo, menores que se encontraban en el albergue han declarado que además de las condiciones de hacinamiento e insalubridad, durante años sufrieron abuso psicológico y sexual.

Los padres de las personas internadas en la casa-hogar han señalado que desde hace meses se quejaron de las condiciones en que vivían sus hijos y pese a su solicitud de que los devolvieran, los directivos del albergue no los querían regresar.

Visitadores adjuntos y peritos psicólogos de la CNDH se trasladaron a ese municipio michoacano para conocer los testimonios y dar seguimiento a las investigaciones que realizan las autoridades ministeriales, así como para brindar apoyo psicológico a las familias y víctimas que lo requieran.

De igual forma, el personal de la CNDH otorgará orientación jurídica a los familiares y víctimas, y estarán atentos del seguimiento y tratamiento que se otorgue a las niñas y niños rescatados, por lo que se hace un atento llamado a las autoridades involucradas, a efecto de que se garantice la integridad física y psíquica de los agraviados y sus familiares.

La CNDH considera que la situación de vulnerabilidad y la violencia contra la población infantil, es un problema social y cultural que obstaculiza el ejercicio a su pleno desarrollo físico y mental, el cual empeora cuando son víctimas de actos que transgreden su dignidad y libertad sexual, entre otros derechos fundamentales.