Construcción de Aurrera divide a habitantes de Xilitla

Los habitantes de este pueblo mágico aseguran que el supermercado traerá beneficios económicos, pero organizaciones civiles alertan sobre el daño cultural y ambiental.

San Luis Potosí

Mamá Lucha, el personaje con que se publicita Bodega Aurrera, ha dividido a los comerciantes y pobladores del pueblo mágico de Xilitla en San Luis Potosí.

Ubicado en la región huasteca del estado, Xilitla fue nombrado pueblo mágico el 12 de diciembre de 2011 por la Secretaría de Turismo. Fue reconocido con este título debido a que cuenta con la presencia del ex convento agustino construido en 1557 por misioneros, además de que es sede del jardín surrealista de Edward James, edificado durante la tercera parte del siglo XX, además de ser famoso por su café y su producción de piloncillo.

Las diferencias

La problemática radica en la poca información que tienen ambos grupos sobre la construcción de una tienda Bodega Aurrera —centro de autoservicio perteneciente a la cadena Walmart— a solo 2 kilómetros de distancia del jardín surrealista de James, principal zona turística de la comunidad.

Por un lado, pobladores de esta zona se dicen "contentos" con esta construcción, y aseguran que proyectos como éste generan empleos y mayor desarrollo. Explican que con este tipo de empresas ellos pueden tener acceso a una mayor variedad de productos, además de que ven a la tienda como una alternativa viable que ofrecerá productos a mejor precio.

"La gente está encantada y lo vemos como una oportunidad, para nosotros los pobres significa progreso, algunos dicen que nos van a despojar, pero eso dicen los comerciantes, los caciques del pueblo. El principal abarrotero del lugar sabe que en lugar de irle a comprar a él vamos a ir a Aurrera, tal vez sea así, pero para todos sale el sol y pues si Mamá Lucha tiene mejores precios, ellos tienen que competir", aseguró doña Rosa, vendedora de ropa usada en el tianguis dominical.

Por otro lado, comerciantes y activistas sociales de la zona se dicen temerosos y acusan que la instalación de la tienda traerá consigo grandes daños económicos, culturales y ambientales al municipio y comunidades vecinas.

Sostienen que este proyecto ocasionará competencia desleal a los pequeños productores de la zona, además de que el caso Walmart significará la pérdida de decenas de empleos y de ingresos para los pequeños comercios productores de café, hortalizas, granos básicos y otros productos regionales.

"Esta riqueza le da el atractivo especial que la mayoría de los turistas busca en Xilitla, tratando de huir precisamente de las grandes ciudades donde hay todo tipo de tiendas. Sería absurdo que ellos vinieran y se encontraran con una comunidad diferente a la que habían imaginado, terminaríamos alejando a los turistas", agregó Rogel del Rosal Valladares, asesor de la Coordinadora Campesina de Indígenas de la Huasteca Potosina.

De acuerdo con algunos pobladores, el conflicto inició debido a que la presidencia municipal, que encabeza Javier Pacheco Sánchez, no realizó las asambleas informativas necesarias ni alguna consulta ciudadana, sino más bien habló del proyecto, ya que estaba pactado.

"Es normal que pasen este tipo de cosas cuando no se pide el punto de vista del pueblo al que gobiernas. El alcalde está en un error, porque en lugar de estar de viaje cada 15 días, debería estar aquí hablando con todos y llegar a un acuerdo", aseguró una comerciante de frutas y hortalizas.

El ayuntamiento

MILENIO buscó al alcalde de Xilitla, Javier Pacheco, para preguntarle cómo había surgido este proyecto y saber cuál era su postura ante la discrepancia entre la población y los comerciantes, pero no se pudo hablar con él debido a que se encontraba en un viaje de negocios por Japón desde el pasado 12 de marzo.

En su lugar fue el secretario general del municipio, Martín Eduardo Morales, quien atendió. Reconoció que todo se dio muy rápido y sin una previa planeación, pero porque asegura fueron la empresa Walmart y la dueña del predio quienes hicieron el trato, ya que el terreno no era del gobierno, sino más bien de un particular.

“Esta es un área que se tenía contemplada para urbanización. Nosotros solo validamos permisos, nosotros nunca hicimos tratos con la empresa, nuestra única función es verificar que todo se lleve a cabo bajo el marco de la legalidad”, detalló.

Walmart México

La cadena Walmart confirmó a MILENIO la versión del municipio de Xilitla, detalló que la compra del terreno nunca se pactó con ninguna autoridad, sino más bien ellos buscaron a la dueña del predio para realizar la compra-venta.

Explican que su intención de establecer esta tienda surgió luego de que los mismos comerciantes fueran quienes la solicitaron. Detallan que el argumento que les dieron fue que con esto “ya no tendrían que ir al municipio vecino para surtir sus negocios e incluso ahorrarían los gastos que genera trasportar su mercancía de Ciudad Valles a Xilitla”, aseguró Antonio Ocaranza, director de Comunicación Corporativa de Walmart México.

Tanto el secretario general del municipio como el representante de Walmart coincidieron en que los comerciantes y pobladores no deben sentirse preocupados por ningún tipo de afectación a sus negocios, ya que de acuerdo con la experiencia del corporativo, este tipo de tiendas no genera algún tipo de interés por los turistas, lo que significa que no se verían afectadas sus ventas.

"La realidad es que los turistas vienen a consumir los productos de la localidad y así estén del otro lado de la montaña, ellos van a caminar hasta allá para consumirles a ellos, los turista no tienen interés por los productos que vendan en este centro comercial, están en un error", aseguró Morales. 

El proyecto

El proyecto de esta tienda Aurrerá contempla la construcción de mil 600 metros cuadrados sobre la avenida 20 de Noviembre y frente al auditorio Xilitla, ubicado sobre la calle José María Morelos y Pavón. La inversión que contempla la cadena es de poco más de 30 millones de pesos.

Walmart México prevé que durante la construcción de esta tienda se generen cerca de 40 empleos directos e indirectos, mientras que una vez que se dé por terminada la construcción se ofertarán alrededor de 80 empleos más.

Justo frente a esta tienda de autoservicio se pretende construir un nuevo Ayuntamiento, sin embargo, aseguran, "aún no es un hecho ya que no se cuenta con el dinero suficiente".

No es la primera vez

Este tipo de proyectos comerciales siempre han causado conflicto entre los diferentes comerciantes o pobladores que se oponen a la construcción de tiendas de autoservicio en estos pueblos mágicos, un ejemplo de ellos fue la Bodega Aurrerá ubicada a un kilómetro y medio de las pirámides de Teotihuacán, y que hace diez años provocó una inconformidad social que incluyó una huelga de hambre encabezada por activistas.

En aquel entonces se acusaba que autoridades mexicanas presuntamente recibieron sobornos para que avalaran la construcción de esta tienda.

De acuerdo con los lineamientos establecidos por la Secretaría de Turismo para otorgar el título de pueblo mágico este tipo de centros comerciales no significa ningún problema siempre y cuando se efectúen con fines de mejoramiento y conservación de la imagen urbana, previa autorización y conforme a los lineamientos de la Ley de Pueblos Mágicos.