Maestros retienen a funcionarios de la Secretaría de Educación de Veracruz

En Zongolica, la subsecretaria de Educación, Xóchitl Adela Osorio acudió al municipio para dialogar con los profesores y persuadirlos a dejar libre a los empleados de la secretaría.

Xalapa

Maestros paristas de Zongolica, quienes tienen retenidos desde la mañana del jueves a 10 funcionarios de la Contraloría de la Secretaría de Educación de Veracruz y de Política Regional en las oficinas de la dependencia, no solo se niegan a liberarlos, sino que este viernes arremetieron contra cinco reporteros que cubrían la nota, a quienes a empujones despojaron de cámaras fotográficas y memorias de las mismas, cerrándoles el paso en el centro del pueblo.

Alrededor de 200 profesores de la Sierra de Zongolica mantienen en su poder la delegación regional de la SEV, con todo y funcionarios, entre ellos el delegado, el director general de la Unidad de Planeación de la dependencia, el subdirector de planeación y representantes de la Contraloría Interna y Recursos Humanos.

La subsecretaria de Educación, Xóchitl Adela Osorio acudió al municipio enclavado en la zona montañosa central del estado para dialogar con los profesores y persuadirlos a dejar libre a los empleados de la secretaría, cosa que no había logrado hasta la noche, pues los docentes exigen que no los sancionen y que echen abajo la Reforma Educativa.

Los reporteros agredidos por los maestros son: Domingo Simón Ortega del portal de noticias cambiodigital.com.mx y periódico El Dictamen; Noé Alberto Simón del Diario Noticias; Juan José Enríquez de Oliva Radio y Miriam Hernández de Grupo Acir Radio.

Los reporteros fueron interceptados por un grupp de maestros quienes literalmente se les fueron encima, les quitaron la cámara, vaciaron la batería y la memoria, y después del zipizape la devolvieron con la advertencia de que si no se iban les iría peor; los reporteros interpusieron denuncia por la agresión.

Los profesores no solo tienen secuestrados a los empleados de la SEV, sino que han instalado retenes alrededor de la oficina, para que nadie ajeno al Movimiento Magisterial se acerque sin su autorización.