Lluvias afectan a Tuxtla Gutiérrez

Protección Civil estatal precisó que dichas lluvias no corresponden a ningún otro fenómeno meteorológico más que a las lluvias comunes de la temporada.
La causa del encharcamiento fue la ruptura de una barda que se construyó en lugar inapropiado causando un efecto de presa
La causa del encharcamiento fue la ruptura de una barda que se construyó en lugar inapropiado causando un efecto de presa (Hermes Chávez)

Chiapas

A unos días del inicio de la temporada de ciclones y huracanes, en Chiapas se registra saldo blanco en cuanto a posibles víctimas, con caídas de árboles y encharcamientos provocados por actividad humana en las zonas afectadas.

Tras desactivarse la alerta amarilla en esta entidad federativa por la posible formación de un ciclón tropical en el Pacífico mexicano, las lluvias puntuales han afectado los municipios de Tuxtla Gutiérrez y Comitán de Domínguez.

Protección Civil estatal precisó que dichas lluvias no corresponden a ningún otro fenómeno meteorológico más que a las lluvias comunes de la temporada, sin que intervengan vaguadas, trombas (que sólo se dan en la zona costera) ciclones o huracanes.

También informó que no se han reportado deslaves, derrumbes o comunidades inundadas, aunque aclaró que el Sistema Estatal de Protección Civil mantiene vigilancia permanente para aplicar en su caso los planes emergentes.

Añadió que es común que durante el inicio de temporada de lluvias ocurran los encharcamientos, principalmente por el taponamiento de alcantarillas y drenes pluviales por el arrastre de basura que impide el escurrimiento natural del agua acumulada.

En Comitán de Domínguez fueron afectadas 17 viviendas por una lluvia puntual que duró 30 minutos, causando daños irreparables a enseres domésticos. La causa del encharcamiento fue la ruptura de una barda que se construyó en lugar inapropiado causando un efecto de presa.

En tanto, algunas colonias de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, se vieron afectada en las últimas horas por otra lluvia puntual focalizada en la zona norte-oriente, que causó daños en automóviles, causó caída de árboles y algunas estructuras mal colocadas en azoteas.

Sumándose a la basura de las calles, las fuertes corrientes de agua arrastraron consigo material pétreo (arena y grava) de las obras que la Secretaría de Infraestructura del estado y el Ayuntamiento realizan en esta ciudad.