Llevan a santuario de Denver a 11 felinos maltratados en México

Seis tigres, dos jaguares, dos leones y un leopardo, ejemplares decomisados a particulares.
Los animales fueron trasladados del hangar de la Marina hacia Denver, Colorado.
Los animales fueron trasladados del hangar de la Marina hacia Denver, Colorado. (Javier Ríos)

Estados Unidos

Luego de haber permanecido gran parte de su vida en situación de maltrato y abandono, 11 felinos rescatados y decomisados a particulares por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)  fueron trasladados de México a Denver, Colorado, en Estados Unidos, donde permanecerán en semicautiverio en el Santuario de Animales Salvajes (The Wild Animal Sanctuary).

Los ejemplares corresponden a seis tigres, dos jaguares, dos leones y un leopardo, los cuales emprendieron su viaje “Dirección obligada a la libertad”, como se le denominó, con apoyo de la Secretaría de Marina.

En conferencia de prensa, el procurador ambiental, Guillermo Haro, señaló que con este traslado “se concluye el compromiso anunciado en julio de 2015 de reubicar a 22 especies en situación de maltrato, pero continúa la obligación sobre la preservación y bienestar de los animales rescatados”.

En agosto del año pasado 11 animales salvajes también fueron enviados hasta dicho santuario, que es considerado como uno de los más grandes en el mundo en cuanto a carnívoros.

Antes del viaje, los animales permanecieron por aproximadamente dos años en el Bioparque Pachuca, informó Marisol Pérez, directora de la Unidad de Rescate y Rehabilitación Animal.

El titular de la Profepa también dio a conocer que “de 2014 a la fecha han sido asegurados mil 482 animales, ya que sus dueños han faltado al trato digno y respetuoso”, y en otros casos no se  comprobó  su legal procedencia.

Se detalló que de todos los ejemplares al menos 50 eran de cirqueros, mientras que los restantes, de particulares.

Previo al vuelo desde el hangar de la Marina, se informó que los animales decomisados permanecen en diversos zoológicos y santuarios, donde se les brinda la atención necesaria para garantizar su bienestar.

El traslado de los felinos duró casi 20 horas, desde que salieron del estado de Hidalgo hasta su llegada a Denver.

Se realizó una primera parada en Laredo,Texas, donde revisaron las disposiciones legales de los animales para ingresar a EU, así como las condiciones en que viajaron y los expedientes médicos.

Marisol Pérez, directora del Bioparque Pachuca, aseguró que los animales no fueron sedados y que se mantuvieron hidratados durante el viaje.