Llegan militares a zona del Filo Mayor, tras bloqueo de comisarios

Por amenazas, se desplazan 300 habitantes de Puentecillas, municipio de Leonardo Bravo a la Base de Operaciones Mixtas en busca del resguardo de militares y policías.  
Carretera que comunica a Puentecillas con Polixtepec.
Carretera que comunica a Puentecillas con Polixtepec. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

Tras recibir la amenaza de supuestos integrantes del crimen organizado, en el sentido de que entrarían al pueblo para asesinarlos, más de 300 habitantes de Puentecillas, municipio de Leonardo Bravo se desplazaron hacia la Base de Operaciones Mixtas para buscar el resguardo de policías y militares.

La tarde del viernes 6 de noviembre, la Policía del Estado en la Región Centro reportó que personal que se encuentra en el operativo Bomus, cerca de Campo de Aviación informó que a dicha base llegaron por lo menos 300 habitantes de la comunidad de Puentecillas, municipio de Leonardo Bravo.

Los pobladores llegaron asustados, solicitaron refugio y señalaron que habían recibido una llamada telefónica, en ella les indicaron que personas provenientes de Filo de Caballos y Tlacotepec se dirigían hacia su comunidad para asesinarlos.

La amenaza no cayó en vacío, los habitantes de Puentecillas aún recuerdan que la jornada del 15 de octubre un grupo aproximado de 50 pistoleros incursionaron en dicho lugar, en aras de expulsarlos dispararon a discreción y provocaron que todos corrieran a buscar refugio.

Puentecillas está al lado de Polixtepec, pueblo cuyo comisario, Joaquín Romero Ríos fue asesinado junto con su secretario, Víctor González Luna la tarde del miércoles, en una emboscada que se perpetró sobre la carretera de terracería que enlaza dichos asentamientos humanos.

Ese acontecimiento provocó que más de 40 representantes de la asociación de Comisarios por la Paz y el Desarrollo cerraran la carretera Xochilapa-Filo de Caballos, a la altura de Campo de Aviación y demandaran el resguardo de los tres niveles de gobierno.

La mañana del viernes, un grupo de 150 habitantes de Puentecillas interceptó un recorrido conjunto que personal del Ejército Mexicano realizaba con elementos de la Policía del Estado.

Los lugareños dijeron que solo permitirían el paso de los militares, pues estaban molestos con los policías estatales porque su división rural había desarmado a los comunitarios del pueblo, lo que los mantenía en estado de indefensión.

Sin embargo, tras recibir las amenazas telefónicas, fueron los propios habitantes de Puentecillas los que se movieron hacia la Base de Operaciones Mixtas para solicitar el resguardo, pues temen nuevas incursiones por parte de presuntos integrantes de la delincuencia.