Llegan federales a Oaxaca para fortalecer seguridad pública

Luego de que docentes de la CNTE se plantaran en el centro  histórico de la ciudad, amenazaran con radicalizar sus protestas callejeras y sabotear las elecciones se decidió fortalecer la seguridad ...
Unos mil 200 elementos de la Policía Federal y de la División de la Gendarmería, llegaron esta tarde a Oaxaca.
Unos mil 200 elementos de la Policía Federal y de la División de la Gendarmería, llegaron esta tarde a Oaxaca. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Unos mil 200 elementos de la Policía Federal y de la División de la Gendarmería, arribaron a Oaxaca para hacer frente a las acciones de caos y desestabilización que realizan profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca.

Los docentes han amenazado con radicalizar sus protestas callejeras, e incluso amagan con sabotear el proceso electoral del próximo 5 de junio por lo que se ordenó desplegar una fuerza de tarea de más de mil 100 elementos federales.

El secretario de Seguridad Pública Estatal, Jorge Ruiz, afirmó que con los 500 elementos de la Gendarmería y los tres mil 500 elementos que tienes las fuerzas de seguridad estatal, suman más de cinco mil elementos de seguridad dispuestos a fortalecer los servicios de seguridad pública en la entidad, a través de patrullajes y operativos intensivos que permitan garantizar el Estado de derecho y la paz pública.

El personal federal arribó al estado a partir del martes 17:00 horas y a lo largo de este día, a través de aeronaves de la Policía Federal y por vía terrestre, mediante dos columnas de vehículos tácticos que llegaron al estado por la Carretera Panamericana 190.

La fuerza federal trabajará de manera coordinada con tres mil 500 efectivos de la Policía Estatal dependientes de la Secretaría de Seguridad Pública, de la Agencia Estatal de Investigaciones sectorizada a la Fiscalía General del Estado y con la Policía Auxiliar Bancaria, Industrial y Comercial (PABIC).

Los operativos conjuntos ceñirán sus acciones al cabal respeto de los derechos humanos de la población y del protocolo del Uso Legítimo de la Fuerza Policial, además de orientar su desempeño a servicios de prevención del delito, disuasión de riesgos para la convivencia publica, así como al combate frontal a la criminalidad.

Las fuerzas de seguridad, federales y estatales, serán apoyadas con vehículos tácticos, respaldo aéreo y equipamiento antimotines, además de contar con servicios de radio-comunicación satelital y la asistencia permanente de personal del Ministerio Público federal y estatal.