Llamado “respetuoso, pero enérgico” a las autoridades

Exige grupo de reacción que haya medidas contra los maestros de la sección 22 que bloquean y toman instalaciones, como el aeropuerto.
Unos 40 mil habitantes viven íntegramente del turismo.
Unos 40 mil habitantes viven íntegramente del turismo. (Jorge Carballo)

Oaxaca

En un documento dirigido a los gobiernos federal, estatal y municipal, así como “al magisterio y a los movimientos sociales” (que darán a conocer este sábado y al que MILENIO tuvo acceso), empresarios, restauranteros, hoteleros, comerciantes, prestadores de servicios y sociedad civil de Huatulco, agrupados en una “red de reacción inmediata”, denominada Comité de Defensa de Huatulco, hacen un “respetuoso, pero enérgico” llamado a las autoridades “para que cumplan con sus obligaciones marcadas en las leyes” y que “eviten sin vacilaciones y sin la menor dilación” más bloqueos y toma de instalaciones de parte de los maestros y otros grupos sociales.

Este llamado lo hacen para evitar que los ciudadanos se enfrenten de nuevo a los sindicalistas, como ocurrió el pasado 10 de enero en el aeropuerto de este destino turístico, cuando los miembros de la sección 22 bloquearon el inmueble afectando vuelos nacionales y extranjeros, y los ciudadanos los desalojaron. Ya había un antecedente lejano: el 11 de noviembre de 1994 hubo un enfrentamiento similar, pero en esa ocasión acabó a balazos y con heridos de ambos bandos. 

El comité señala que, si los funcionarios no proceden cuando se requiera, cuando los maestros u otro grupo social intenten bloquear carreteras o apoderarse de instalaciones, actuarán ellos mismos con su “red de reacción inmediata”, la cual, aseguran, puede reunir en un par de horas hasta seis mil huatulqueños.

“No aceptamos ni permitiremos como ciudadanos, como sociedad civil organizada, que se violente la paz y el orden público, que nuestra comunidad se vea afectada o paralizada parcial o totalmente en su vida cotidiana, en su territorio, en su actividad productiva y en la prestación de los servicios públicos y turísticos”, se lee en el punto siete de su comunicado.

A los maestros, que este fin de semana tendrán una asamblea para planear nuevas movilizaciones, así como a otros movimientos sociales, la sociedad civil de Huatulco (empresarios, constructores, restauranteros, hoteleros, taxistas, prestadores de servicios, agentes inmobiliarios, entre otros) les dicen que pueden manifestarse, pero les advierten que no tolerarán excesos.

“Quienes deseen manifestarse en Huatulco tendrán las garantías que otorga la Constitución, siempre y cuando lo hagan con orden y respeto, sin bloquear carreteras y avenidas, el acceso al aeropuerto y al puerto de cruceros, plantarse en parques, impedir la operación de los hospitales, centros comerciales, tiendas, empresas, oficinas públicas y privadas y todo aquello que perjudique las actividades económicas y turísticas de Bahías de Huatulco”.

Los huatulqueños explican que los constantes bloqueos y tomas de instalaciones perjudican la imagen de Oaxaca y del ayuntamiento (40 mil habitantes que viven 100% del turismo, según los empresarios locales), lo que deteriora el nivel de vida de sus habitantes, que provienen “de 470 municipios oaxaqueños”.

“En Huatulco todos, desde el más pequeño vendedor, vivimos del turismo, y nadie, por más justas que sean sus demandas, tiene derecho a perjudicar los ingresos económicos de la sociedad. Tampoco a afectar la imagen ante los turistas de este maravilloso y mágico lugar que tanto trabajo ha costado construir, porque sin ellos, sin los turistas nacionales y extranjeros, nuestro municipio no sobreviviría”, apunta el comité en el punto siete de su comunicado, ya que, dicen, “un solo vuelo nacional o extranjero cancelado por un bloqueo afecta la economía de miles de personas y empresas dentro y fuera del país”.  

Los emprendedores locales afirman respetar e incluso coincidir con algunas de las demandas del magisterio (“nos sumamos a las causas justas de los movimientos sociales, estamos contra el rezago educativo y trabajaremos siempre por el desarrollo social de nuestro estado”), pero insisten en que no permitirán que Bahías de Huatulco se vea paralizada en sus actividades:

—Si las líneas aéreas siguen detectando este tipo de problemas estamos en riesgo de que nos digan: “Sabes qué, muchas gracias, nos vemos”… —comentó Gustavo Ficachi Figueroa, presidente de la Asociación de Hoteles, quien junto a Serafín Juan Juan, presidente de la Canaco; Ricardo Pacheco, presidente de la Canirac; Gustavo López Arce, presidente de la Asociación de Constructores, Desarrolladores y promotores Inmobiliarios; Carmelo Robles, líder de la asociación de lancheros Servicios Náuticos, y Roberto Salinas, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, conforman el grupo de dirigentes que elaboró el documento.