Llama PRD a sus alcaldes denuncien amenazas del crimen en Guerrero

La dirigencia del partido les dijo que debe retomar el caso de Chilpancingo, que presentó ante la PGR la querella por actos de presión de la delincuencia con lo que tendrían elementos para ...
El secretario general del Comité Ejecutivo Estatal del PRD, Demetrio Saldivar Gómez, fue asesinado a balazos en Chilpancingo.
Demetrio Saldivar Gómez, secretario general del PRD en Guerrero. (Rogelio Agustín)

Chilpancingo

La dirigencia estatal del PRD exhortó a sus 27 presidentes municipales para que secunden el ejemplo del alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena y denuncien penalmente las amenazas que han recibido por parte de la delincuencia organizada.

Aunque el primer edil capitalino milita en las filas del PRI, Demetrio Saldivar Gómez, secretario general del partido del sol azteca en Guerrero reconoce que al presentarse ante la Procuraduría General de la República (PGR) para querellarse por los actos de presión recibidos por la delincuencia, Marco Antonio Leyva Mena sentó un precedente que debe arrojar resultados positivos.

Ahora, dijo que la PGR tiene los elementos necesarios para comenzar una investigación que permita llegar a la verdad, incluso, sancionar a los responsables si se les ubica y detiene.

Recordó que fue en el PRD en donde surgieron las primeras voces de autoridades municipales denunciando el acoso por parte de supuestos integrantes del crimen organizado, ya que Pablo Higuera Fuentes, jefe de cabildo de Eduardo Neri declaró en noviembre de 2015 que había por lo menos seis de sus compañeros que sufrían el acoso de los delincuentes.

Después, el alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte puso a consideración de la dirigencia nacional del PRD su renuncia al cargo, ya que integrantes de la delincuencia exigían el pago de por lo menos tres millones de pesos, lo que dejaba maniatado financieramente al municipio.

La denuncia pública de Soto Duarte propició el relanzamiento del operativo Tierra Caliente, en el que se anunció la participación de la Policía Federal (PF), la del estado y del Ejército Mexicano.

Otro caso fue el de Juan Mendoza Acosta, presidente de San Miguel Totolapan, a quien un grupo de sicarios exhibió en un video colgado en Youtube, en donde se le observa recibiendo la indicación de corresponder al supuesto respaldo que se le otorgó en campaña.

Aunque hay más alcaldes inquietos por las exigencias que realizan los delincuentes, el secretario general del PRD se reservó el derecho de no mencionarlos para evitar que sufran algún tipo de represalias.

Sin embargo, consideró positivo que retomen el caso de su homólogo de Chilpancingo para promover la denuncia correspondiente, con la intención de que las autoridades retomen los casos, investiguen y sancionen a quienes resulten responsables.