Llama CETEG a no enfrentar maestros contra maestros

Carlos Botello Barrera, integrante de la Comisión Política de la CETEG, consideró que rapar a supuestos delatores en Chiapas no son las formas y lo que se debe hacer es dialogar e invitarlos a que ...

Chilpancingo

La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) aclaró que no comparte la postura de perseguir y rapar a directores o supervisores que sean señalados como "delatores", menos si se trata de mujeres.

Carlos Botello Barrera, integrante de la Comisión Política de la CETEG, sostuvo que probablemente en Chiapas los ánimos están muy caldeados, pero sostuvo que en Guerrero no se ve con buenos ojos dicha determinación.

"Nosotros creemos que eso es chocar maestros con maestros, y esa definitivamente no es la forma", destacó.

Sostuvo que los culpables de la imposición de la reforma educativa están bien ubicados, "son el gobierno federal, las administraciones estatales, el Congreso de la Unión y los congresos locales que le dieron el aval".

Botello Barrera sostuvo que en el caso de Guerrero no se comparte la acción de detener y vejar a un compañero profesor rapándolo, menos si se trata de mujeres.

"Lo que debemos hacer es dialogar con nuestros compañeros, exhortarlos e invitarlos para que se unan a la lucha, generar conciencia y confianza de que tenemos la razón", destacó.

Admitió que la razón no se impone con la fuerza bruta, aunque hay momentos en que se debe ser contundente en algunos temas.

Pero insistió: "Al menos aquí en Guerrero no hemos llegado a ese grado, tenemos que tener la consideración del respeto a la integridad para los compañeros, más si se trata de mujeres".

El tema de rapar a los supuestos delatores, dijo que ni siquiera se ha tocado al seno de la CETEG.

Botello Barrera sostuvo que las acciones del magisterio han sido constantes, pero de ninguna manera en la ruta de agredir a los propios trabajadores del sector.

Lo importante, de acuerdo con el dirigente magisterial, es convencer incluso a los integrantes del ala institucional del magisterio, que la reforma educativa también les afectará, independientemente de que apoyen las posturas del gobierno.