Llama a cuenta Congreso de Guerrero a contralor y titular del DIF estatal

El objetivo es que expliquen por qué no se envió la ayuda humanitaria para los damnificados por ‘Manuel’   

Guerrero

La Comisión Permanente del Congreso local solicitó una reunión de trabajo con el contralor general del Estado, Antonio Arredondo Aburto y la directora del DIF Sara Salinas Bravo, para que expliquen lo relacionado con la no distribución de la ayuda humanitaria enviada a Guerrero tras el paso de la tormenta tropical 'Manuel'.

La jornada del miércoles 19 de febrero, el diputado local del PRD, Germán Farías Silvestre puso a consideración de la Permanente un punto de acuerdo en el que solicita que se investigue la veracidad sobre la no distribución de despensas, agua, ropa, enseres, alimento para mascotas y hasta aparatos de línea blanca destinados para miles de damnificados por las precipitaciones del 14, 15 y 16 de septiembre.

Se trata de la ayuda humanitaria que al principio se encontró amontonada en la bodega de Protección Civil del estado, después en el patio del DIF y posteriormente en un almacén que carece de razón social, pero que se confirmó, es propiedad de la Secretaría de Finanzas.

La propuesta de Farías Silvestre plantea que sí se confirman irregularidades en el manejo de la ayuda enviada por gobiernos de otras entidades, autoridades municipales, organizaciones altruistas y particulares, se finquen las responsabilidades a que haya lugar.

Se solicitó al contralor Antonio Arredondo que reporte los resultados de las investigaciones que hasta el momento ha realizado sobre el tema, aunque sobre él pesa el señalamiento de que ha minimizado el problema desde que lo tomó en sus manos.

Farías pidió la anuencia del gobernador Ángel Aguirre Rivero para que comparezca ante comisiones unidas la directora del DIF Sara Salinas Bravo.

El planteamiento original fue modificado a petición del diputado local del PAN, Jorge Camacho Peñaloza, quien sugirió que se modificara el término comparecencia por el de reunión de trabajo en comisiones, entre ellas la de Desarrollo Social y Protección Civil.

"Este Congreso no debe ser ni defensor oficioso ni cómplice de nadie", dijo en su momento el diputado Farías, al considerar que en mucho se ayudará al gobernador Aguirre al generar el escenario adecuado para que se haga justicia.

Aunque generó polémica, el también perredista Arturo Bonilla logró que al punto de acuerdo se hiciera una adición, que va en el sentido de que todos los funcionarios implicados en el mal manejo del apoyo enviado a Guerrero ofrezcan una disculpa pública a la comunidad nacional, para evitar que en contingencias posteriores haya desánimo para respaldar a la población afectada.

La disculpa debe ir acompañada de una explicación creíble, que no minimice la gravedad de la omisión que se cometió al no enviar las despensas y los enseres de manera oportuna.

El panista Jorge Camacho se asumió como no partidario de una disculpa pública, ya que lo que debe ocurrir, si se confirma el agravio, es promover la acción penal.

"Que lamentable sería comprobar que esas cosas que llegaron no se hayan distribuido como se debía; por eso digo que debemos ir más allá; aceptar una culpabilidad de ese tamaño es fincar las responsabilidades hasta las últimas consecuencias", anotó.

El coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Héctor Apreza Patrón respaldó la petición de la disculpa pública, el llamado a la mesa de trabajo y la probabilidad de que se llegue hasta la acción penal de los responsables.

"El que la hizo que la pague, porque lo ocurrido es muy grave y no debe permitirse un precedente de impunidad", refirió el representante popular.