Listos 18 pueblos de la sierra para integrarse a Policía Rural de Guerrero

Actualmente ajustan su reglamento interno a sus necesidades. Pedirán que el salario se homologue con la Policía Estatal, ya que la Rural será una vertiente de dicha corporación.

Guerrero

La Unión de Comisarios por la Paz, Seguridad y Desarrollo de la Sierra de Guerrero, que aglutina a 18 poblados de la sierra del Filo Mayor, se declaró lista para integrar a los grupos de policías rurales que resguardarán sus caminos.

En Los Morros, comunidad perteneciente a Chichihualco, el presidente de la

Unión de Comisarios, Ismael Castro Guzmán sostuvo que todo está listo para que a más tardar el 1 de marzo inicie la operación de la Policía Rural en la sierra.

La Secretaría General de Gobierno del estado ya les entregó la propuesta de Reglamento Interno, en la que se define el marco normativo para la operación del nuevo esquema policiaco, que dependerá directamente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

La propuesta aún carece del aval del Congreso de Guerrero y se entregó a los pueblos de la sierra para enriquecer su contenido y ajustarla a sus necesidades, lo que todavía está en proceso.

Castro Guzmán adelantó que las 18 comunidades integrarán su propia Policía Rural con 12 elementos, seleccionados por la asamblea de cada pueblo.

En lo que refiere a cuestión salarial, dijo que solicitarán que se homologue con la Policía Estatal, ya que la Rural será una vertiente de dicha corporación.

Explicó que el objetivo de la Unión de Pueblos de la Sierra no es solamente la integración de las Policías Rurales, sino también la gestión de apoyos y proyectos para impulsar el desarrollo económico, social y cultural.

Dijo que mantendrán las gestiones para convertir a la sierra en la octava región de Guerrero, pues consideran que esto ayudaría a la población a salir de la pobreza y marginación.

Criticó que el apoyo del gobierno federal es casi exclusivo para el puerto de Acapulco.

Como lo ha hecho en otros momentos, el comisario de Los Morros apuntó: "Nosotros les cambiamos la maldita amapola por proyectos que detonen el desarrollo. La amapola sabemos que es un riesgo, el mismo riesgo como que si nos fuéramos de mojados a Estados Unidos, allá nos tratan mal, aquí el gobierno nos trata mal, como serranos no hay apoyo, por eso hoy estamos levantando la voz para que se nos escuche".