Liberan a sacerdote acusado de presunto abuso sexual

Tras ocho meses de estar en prisión, José de Jesús Cruz Rodríguez recobró su libertad luego de que un juez lo absolviera al determinar que la víctima no presentó pruebas suficientes en su contra.

San Luis Potosí

Tras permanecer ocho meses en prisión por el presunto delito de abuso sexual, el sacerdote José de Jesús Cruz Rodríguez recobró su libertad.

El juez cuarto en materia penal resolvió la absolución del religioso, luego de que la presunta víctima no acreditó pruebas suficientes en su contra.

En agosto del año pasado, Gerardo de Jesús Martínez Rocha, de 21 años de edad, había denunciado al sacerdote por abuso sexual en un domicilio adyacente a la parroquia de Fátima en la capital potosina.

El día de los hechos, la presunta víctima pidió auxilio de la policía municipal que pasaba por el lugar y de inmediato el religioso fue detenido y presentado ante el Ministerio Público.

Esa actuación de la Policía Municipal de San Luis Potosí fue objeto de una recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, ya que se acreditó que los elementos policiacos allanaron ilegalmente el domicilio del sacerdote y luego lo detuvieron sin existir orden de aprehensión de por medio.

El padre "Chuy", como se le conoce, abandonó las instalaciones de la penitenciaría del estado en la delegación municipal de La Pila ya que fue absuelto de las acusaciones que le había hecho el Ministerio Público.

El Centro Pro Derechos Humanos Samuel Ruiz dio a conocer la liberación del sacerdote a través de un comunicado.

El día de hoy, a las 16:30 horas, el Presbítero José de Jesús Cruz Rodríguez, conocido como el "Padre Chuy", recuperó su libertad plena.

Después de casi nueve meses de prisión preventiva, suspendido en su ministerio, el juez Cuarto del Ramo Penal lo exoneró, declarando su inocencia, y ordenando su libertad inmediata.

A pesar del calvario, el "Padre Chuy", sólo tiene palabras de agradecimiento para todas aquellas personas y organizaciones que generosa y desinteresadamente le brindaron su apoyo desde un principio, quienes nunca dudaron de su inocencia. Ha perdonado. No guarda rencor y por el momento regresa con su familia a su natal Salinas de Hidalgo, San Luis Potosí.

Fueron clave su impecable expediente y ministerio a lo largo de 15 años; la demostración de su versión exculpatoria; la mendacidad de la acusación cuyo autor -fue demostrado fehacientemente, mintió reiteradamente en lo relativo a su identidad y respecto a los hechos; la justicia de Amparo; como la Recomendación 5/2015 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos la cual develó violaciones a sus derechos humanos al momento de su detención.

En el interés de la justicia, el "Padre Chuy", ruega a Dios por las víctimas reales de abusos sexuales, como por el deslindamiento cabal de responsabilidades.