Liberan a cinco implicados en bombazo en Chihuahua que dejó 3 muertos

La abogada de los inculpados dijo que el procurador General de la Republica decidió retirarles los cargos al quedar claro que fueron torturados para declararse culpables.
El 15 de julio del 2010, Ciudad Juárez estalló un coche bomba en las calles 16 de Septiembre y Bolivia, que dejó tres muertos.
El 15 de julio del 2010, Ciudad Juárez estalló un coche bomba en las calles 16 de Septiembre y Bolivia, que dejó tres muertos. (Archivo)

Chihuahua

El 15 de julio del 2010, Ciudad Juárez se sacudió al estallar un coche bomba en las calles 16 de Septiembre y Bolivia. Hoy se sacude nuevamente al ser liberados los 5 "autores" del bombazo que mató a 3 personas y dejó heridos a unos 12 agentes federales, un periodista y un rescatista.

Allí perdió la vida el doctor, José Ortiz Collazo, cuando atendía de un balazo en la cabeza a un sujeto que fue vestido como policía para atraer a los agentes federales, los cuales arribaron a ese lugar al reportarse la ejecución de un colega.

El (ex) comandante de la Operación Coordinada Chihuahua y titular de la 5ª Zona Militar, Eduardo Emilio Zarate Landeros, afirmó que el coche bomba fue activado por una persona que "apreció el momento en que se estaban reunidos los federales para atacarlos de esa manera".

Al contarse la muerte del médico Ortiz Collazo; del agente federal, Ismael Valverde Solares y del civil, César Gabino Aviña, se reportó heridos a por lo menos, 12 agentes federales, al periodista, Luis Hernández y a un rescatista.

Mientras se destacaban los daños –por la onda expansiva- a varias decenas de viviendas y vehículos, la entonces, Secretaría de Seguridad Pública (SSP), argumentó que el ataque fue "en represalia" al arresto de Jesús Armando Acosta Guerrero, líder de la organización delictiva "La Línea".

La SSP refirió que en la explosión, que dejó con daños totales a dos camionetas oficiales de la Policía Federal, atestadas de sus agentes, se utilizó un auto compacto Ford Focus con placas de circulación 853SHF6.

Por estos hechos se detuvo a Noé Fuentes Chavira, Rogelio Amaya Martínez, Víctor Manuel Martínez Rentería, Gustavo Martínez Rentería y Ricardo Fernández Lomelí, quienes recuperaron su libertad el pasado viernes de varias prisiones federales.

La defensora de los inculpados, Diana Morales Rincón, del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPN), dijo que el procurador General de la Republica (PGR), Jesús Murillo Karam, decidió retirarles los cargos, al resultar positivos al Protocolo de Estambul, pues quedó claro que fueron torturados para declararse culpables.

Por ello, el Juzgado 1º de Procedimientos Penales de Distrito, con sede en Guadalajara, Jalisco, ordenó la libertad de los cinco sujetos, al recibir las conclusiones no acusatorias y por ende el no ejercicio de la acción penal por parte de la PGR.

"El procurador mantiene su palabra y dice que efectivamente esta gente no tenía nada que ver con crimen organizado o con droga y se dan conclusiones inacusatorias, que significan que no hay ningún cargo que establecer contra ellos", subrayó.

Por último, los hoy liberados se reunieron en la Ciudad de México, acompañados por los miembros de la CDHPN, y pidieron a la PGR que se siga con estas investigaciones, con el propósito de castigar a los verdaderos culpables del bombazo.