'Levantan' a cinco jóvenes en taller de Chilpancingo

A través de una llamada al número de emergencia se reportó que un grupo de seis hombres armados, que se desplazaban en una camioneta, sometieron a los jóvenes. 

Chilpancingo

En otra jornada violencia en Guerrero, cinco jóvenes fueron 'levantados' en un taller de motocicletas en Chilpancingo y se reportó la muerte de cuatro personas.

La Policía del Estado informó que se tuvo el reporte vía 066 de que en la calle principal de la colonia Jardines del Sur, al menos cinco individuos armados se habían llevado a un grupo de jóvenes que estaban a bordo de varias motocicletas.

Unidades de la Fuerza Estatal (FE) acudieron a verificar el hecho, por lo que fueron abordados por una persona que observó el desarrolló del levantón colectivo.

El testigo dijo a los policías que fue un grupo de aproximados seis hombres que portaban armas largas, mismos que se desplazaban a bordo de una camioneta Honda CRV color blanco.

Los desconocidos sometieron a los jóvenes y se los llevaron con dirección al poniente de la ciudad, la policía implementó un operativo de búsqueda para tratar de rescatar a las víctimas.

El taller de reparación de motocicletas se ubica casi frente a las instalaciones de la secundaria técnica número 81, el Cetis 134 y el Conalep, planteles que tienen turno vespertino.

En 2015, el empresario hotelero Rigoberto Payán Mejía fue abandonado en un edificio de departamentos ubicado sobre la calle principal de la colonia Jardines del Sur.

La tarde del jueves, el empresario Omar Osorio Cuevas fue sustraído de su negocio ubicado en el acceso de dicha colonia, su cuerpo sin vida fue abandonado la mañana del viernes cerca del punto conocido como Los Túneles, en lo que se conoce como el nuevo libramiento a Tixtla.

El taller está en el límite del centro escolar Vicente Guerrero, en donde también hay una escuela primaria y un jardín de niños.

En una entrevista escueta, el propietario del taller señaló que entre los secuestrados podría estar su trabajador, un adolescente del que solamente refirió que se llama Francisco y le apodan “El Picaro”.