Legisladores urgen a frenar descargas en el río Atoyac

Su recuperación incluye monitoreo, recarga de mantos acuíferos y mapeo epidemiológico: académicos.

México y Puebla

Integrantes del Senado y de la Cámara de Diputados urgieron a frenar las descargas que contaminan el río Atoyac y que afectan a más de 2 millones 300 mil pobladores de 22 municipios de Puebla, por donde corre el caudal.

El presidente del Senado, Roberto Gil, indicó que deben aplicarse las leyes ambientales ante el daño que se ha generado a este afluente; mientras que la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Ninfa Salinas, asentó que no solo se tiene que reparar el daño, sino prevenir nuevos hechos.

El coordinador del PRD y senador por Puebla, Miguel Barbosa, dijo que ya se están haciendo cosas en la zona para enfrentar el problema, pero se pronunció porque cualquiera que vierta desechos industriales, tóxicos y agropecuarios en el río ríos Atoyac, o cualquier otro, sea sancionado.

En entrevista, luego de inaugurar la exposición El origen, de la fotógrafa Ximena Carranza, el presidente de la Mesa Directiva del Senado, el panista Roberto Gil dijo que debe de tomarse muy en serio cualquier expresión y cualquier indicador que sugiera que alguno de los mantos acuíferos o alguna de las riquezas naturales del país están en riesgo, “la ley prevé sanciones y la ley prevé la forma de reparar el daño, debe aplicarse la ley”.

En tanto, la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados presentará un punto de acuerdo, de urgente resolución, para frenar inmediatamente las descargas de residuos en el río Atoyac, adelantó su presidente, Arturo Álvarez Angli.

En entrevista, el legislador de la bancada del PVEM, señaló que este jueves se presentará el punto de acuerdo para instar a los tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal a que tomen medidas inmediatas y se detengan todas las descargas de manera preventiva hasta que se investigue y se encuentren a los responsables de la contaminación en dicho río.

Recordó que el río Atoyac inicia en Tlaxcala, como río Zahuapan, recorre Puebla y Veracruz para desembocar en el Golfo de México.

ACADÉMICOS EXIGEN SANEAMIENTO

Para el saneamiento del río Atoyac, académicos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP)de Puebla propusieron la homologación de criterios para sancionar a empresas contaminantes y buscan establecer un plazo para que instalen equipos de mitigación, a más tardar, en agosto de este año.

Luego de que MILENIO documentó que la contaminación del caudal afecta a 2 millones 300 mil habitantes de 22 municipios poblanos, los especialistas recomendaron iniciar con una clasificación de descargas, la cual sea de acuerdo con el nivel de contaminación producido, así como la actividad económica que la genera.

El programa de regularización para evitar que se generen daños graves a la salud de la gente y al medio ambiente, establece dar continuidad a la red de estaciones de monitoreo y compartir datos con los municipios y la Federación.

Incluye acciones de reforestación para recargar los mantos acuíferos y obras de infraestructura para captar agua, con el fin de disminuir el impacto en el cono de abatimiento e identificar químicos usados en pesticidas para agricultura. 

La propuesta de los académicos señala la necesidad de identificar riesgos a la salud y actualizar de manera constante en el mapeo epidemiológico referente del río, así como los residuos biológico-infecciosos de hospitales.

También plantean revisiones periódicas en materia de impacto ambiental, riesgo de actividades industriales competencia de la Federación y recomendaciones específicas con información que el gobierno del estado proporcione con base en el proyecto de monitoreo del río Atoyac.

La revisión consiste en el funcionamiento de nueve estaciones fijas (tres dobles) un centro de control y dos estaciones móviles.  Con ellas se obtendrá información en tiempo real de las características físico-químicas del afluente. Además se identifica, monitorea y alerta sobre descargas contaminantes en momentos específicos e incluso procedencia, indicaron los académicos.

El río Atoyac es considerado uno de los afluentes más contaminados del país y se calcula que diariamente se lanzan 146 toneladas de materia orgánica, 62.8 toneladas de sólidos suspendidos y 14 kilogramos de metales pesados a sus 400 kilómetros que tiene de longitud.

De acuerdo con datos de la delegación de la Conagua en Puebla, hay un registro de 400 permisos otorgados a particulares de industrias textil, mecánica, automotriz, alimentaria, química, cosmética y papelera, entre otras, para realizar descargas en el río Atoyac.

LAS EMPRESAS ACTÚAN SIN ÉTICA, ASEGURAN

La falta de ética de las empresas que busca obtener beneficios económicos sin importar los daños que puedan generar al medio ambiente y la corrupción que permite la operación irregular de diferentes establecimientos, el río Atoyac, que cruza por la zona metropolitana de Puebla, se mantiene como uno de los más contaminados del país.

En el punto anterior coincidieron las académicas de la Universidad Iberoamericana Puebla Elia María Irigoyen García, directora de la incubadora de empresas, y Soledad Martínez, coordinadora del doctorado en Administración, quienes explicaron que mientras no se elimine la corrupción y la impunidad, el afluente poblano continuará afectando a la población.

Para Irigoyen García, la situación de contaminación del río Atoyac es compleja, ya que se encuentra en la zona metropolitana de Puebla y Tlaxcala y se requiere una coordinación entre autoridades para implementar acciones, junto con la colaboración de las empresas.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]