La Paz, una capital pequeña pero muy contaminada

La principal ciudad de Baja California Sur se desarrolla en un clima extremoso, con agua escasa y alejada de la red energética nacional, lo que provoca una fuerte presión a sus ecosistemas
Hay pocos incentivos para el ahorro de energía en La Paz, baja California
Hay pocos incentivos para el ahorro de energía en La Paz, baja California (Especial)

La Paz

Los retos en el tema de la sostenibilidad para La Paz, Baja California Sur, son mayores a los de otras ciudades de México porque aunque apenas rebasa 200 mil habitantes, está enclavada sobre un desierto  y separada por este hacia el norte, y por mar hacia el oriente, del resto del territorio nacional, lo que la desliga de las redes de suministro energético y la obliga a subsistir con el agua escasa de sus frágiles ecosistemas.

“Hablamos de 215 mil habitantes y alta inmigración, con un crecimiento de población anual de 4 por ciento, en un clima árido y seco en una de las biosferas más importantes de México. Aislada del resto del país, tiene producción eléctrica altamente contaminante y alta probabilidad de agotamiento del agua en un plazo de 20 años”, señala el consultor de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) del BID, Alejandro Martínez Leal.

“La energía eléctrica constituye un 15 por ciento de los gastos del Ayuntamiento. La ICES ha colaborado de forma activa en el desarrollo de La Paz. La labor del Banco en la movilización de recursos para la preinversión ha permitido el desarrollo rápido de los estudios priorizados. Se busca independencia energética y mitigación del cambio climático con la instalación de una central solar foto voltaica en 21 mil metros cuadrados del estacionamiento del ayuntamiento mediante el esquema de obra pública o esquema de concesión por 25 años; la central permitiría disminuir niveles de emisión de CO2 [bióxido de carbono], NOx [óxido de nitrógeno] y SO2 [bióxido de azufre] en 40mil toneladas al año”, explica en una ponencia presentada en el marco del el panel “los retos de la energía eléctrica para una ciudad de La Paz sostenible”, en el que participó MILENIO JALISCO.

“El Ayuntamiento local ha mostrado apoyo para el desarrollo del proyecto. Se ha participado en foros internacionales para promover el interés del proyecto de 1 megawatt [MW] entre inversionistas privados. Se cuenta con un estudio de factibilidad para la planta elaborado por la empresa española Enertis. La ICES y los donantes privados continuarán su apoyo para el financiamiento de este proyecto”, se compromete.

“Se buscará que el proyecto se beneficie de programas especiales y subsidios del Gobierno de México a proyectos de renovables” entre los cuales destacan  programas de la Dirección de Proyectos Sustentables de Nafin, el Fondo para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL)”, añade.

Sobre el mismo tema se refiere la ponencia de Lucia Frausto, del colectivo Cómo vamos La Paz. “La demanda de un modelo energético para una ciudad sostenible”; en el que detalla que “dentro de los indicadores de la sostenibilidad, se tiene que, un 98 por ciento de la población paceña tiene acceso a energía en su domicilio y 100 por ciento lo tiene a gas de garrafa, pero no hay una red domiciliaria de gas. Ni hay suministro de energía renovable ni captura de gas metano”. Así, “se tiene acceso a la luz eléctrica 24 horas al día y se usa 3 mil 334.77 kwh/habitante anual de energía eléctrica”.

No obstante, “se ofrecen muy pocos incentivos para el ahorro de energía, uso sostenible del suelo, mitigación del cambio climático, competitividad económica, mejoras de transporte y conservación del agua. Sin acción, se esperarían importantes consecuencias negativas en el futuro. La ciudad crecerá al 6 por ciento durante los próximos 10-15 años. La capacidad instalada no sólo atiende las necesidades locales sino también un gran porcentaje de la demanda del municipio de Los Cabos. Cualquier mejora en la sostenibilidad desde el punto de vista ambiental en la matriz energética se reflejará en otras ciudades de la península”, puntualiza.