‘Kiko’ Vega defiende a empresarios de BC

Senadores piden conformar una comisión; diputados llaman a STPS, IMSS y CNDH a supervisar condiciones laborales de los trabajadores agrícolas.
Confían en que pronto se llegue a acuerdos para que el valle de San Quintín vuelva a la normalidad.
Confían en que pronto se llegue a acuerdos para que el valle de San Quintín vuelva a la normalidad. (Jesús Quintanar)

México

El gobernador de Baja California, Francisco Kiko Vega, aseguró que los productores agrícolas están dispuestos a aumentar el salario de los jornaleros del valle de San Quintín, aunque advierten que el incremento que solicitan los trabajadores los rebasa.

“Estamos aún por resolver la solicitud del pago, el aumento de salario mínimo. ¿Qué dicen los productores?, que 300 pesos rebasa lo que pudieran pagar, considerando el precio de la cosecha, oferta-demanda, considerando los insumos”.

En entrevista con Magda González en MILENIO Televisión, dijo que los productores llevarán una propuesta de aumento a la mesa de diálogo con los jornaleros que están en paro desde el pasado 17 de marzo.

“En mi opinión, qué más quisiera yo, 300 hasta 400 pesos, lo que fuera posible y necesario para que estas personas tengan un mejor nivel de vida, eso es lo que queremos, pero nos tenemos que ajustar a una realidad”, dijo.

El gobernador dijo que “lo importante es que los productores sí colaboran, sí están haciendo un esfuerzo”, por lo que confió en que en la mesa de diálogo se llegue a acuerdos definitivos para que el valle de San Quintín y Baja California vuelvan a la normalidad.

En tanto, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación apoya a los jornaleros en la negociación de un aumento al salario hasta de 300 pesos y mejores condiciones laborales, confirmó el profesor Fermín Salazar, uno de los voceros del movimiento.

El secretario general de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez, viajó a Baja California para apoyarlos en sus movilizaciones y negociaciones.

“Seguimos con los 300 pesos de salario diario, que se pague a 30 pesos la caja de fresa. Se pide que paguen los domingos y los días festivos, todas las prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo, las jarras de mora a 17 pesos (actualmente es de seis) y el bote de tomate a ocho”, dijo Salazar.

Salazar es el único de los cuatro voceros de los jornaleros que no se dedica al campo. Él es profesor de primaria, originario de Oaxaca, pero como ha vivido más de 30 años en Baja California y viene del campo, se unió al movimiento.

LLAMADO DE LEGISLADORES

El Senado exigió al gobierno federal realizar una investigación sobre las condiciones laborales de los jornaleros rescatados en diversos estados, que eran mantenidos en condiciones infrahumanas y casi de esclavitud.

En la sesión de ayer, el pleno aprobó un punto de acuerdo de obvia y urgente resolución, que estuvo precedido por un largo debate, en el que el PRD exigía sanciones a los empleadores, mientras que el PAN salió en defensa de los empresarios y pidió no estigmatizarlos por casos como estos.

Los panistas consideraron negativo el paro de labores en San Quintín, Baja California,  y que las movilizaciones evitaran la salida hacia Estados Unidos de camiones de hortalizas.

También se requirió a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos iniciar los informes correspondientes sobre la violación de derechos humanos de los trabajadores rescatados.

Asimismo, el Senado llamó al Ejecutivo federal para que, a través de la Secretaría del Trabajo, profundice acciones y políticas públicas para evitar el trato inhumano, vejaciones, sobreexplotación y violaciones a los derechos humanos de los trabajadores.

Adicionalmente, se pidió a las procuradurías estatales y General de la República que sus indagaciones sean claras.

Los senadores, solicitaron a la Junta de Coordinación Política conformar una comisión plural para dar seguimiento a los hechos de San Quintín.

Por su parte, el pleno de la Cámara de Diputados llamó a la Secretaría del Trabajo, al IMSS y a la CNDH a revisar y fortalecer las medidas de control y supervisión de las condiciones laborales bajo las cuales viven y son contratados los jornaleros agrícolas a escala nacional.

Exhortó también a dichas instancias y al gobierno de Baja California a atender y resolver los conflictos derivados de las condiciones en los campos agrícolas del valle de San Quintín, donde la semana pasada fueron detenidos y posteriormente liberados 237 jornaleros que exigen salario justo y mejores condiciones laborales.

(Con información de: Alejandro Domínguez, Angélica Mercado, Omar Brito, Fernando Damián y Daniel Venegas/México)