Funcionaria veracruzana no estaba ebria, es venganza política: defensa

La familia de María Josefina Gamboa Torales, acusada del homicidio de un hombre al que atropelló, asegura que el primer examen de alcoholímetro salió negativo.
Según el Ministerio Público, Josefina Gamboa  no estaba ebria, ni conducía a exceso de velocidad .
La madrugada del domingo la funcionaria atropelló a una persona, la cual murió. (Isabel Zamudio)

Ciudad de México

La defensa de María Josefina Gamboa Torales, la funcionaria de Boca del Río consignada ante un juez por la muerte de un hombre al que atropelló, asegura que las pruebas de su embriaguez son fabricadas y que se trata de una venganza política.

Gamboa es directora del Instituto de la Mujer en Boca del Río, escribe una columna política en un medio local y es cercana al grupo de Miguel Ángel Yunes, ex candidato a la gubernatura de Veracruz, que perdió contra el actual gobernador, Javier Duarte.

"A todos los particulares se les concede la libertad caucional en un caso así. Estoy completamente seguro que es un acto de venganza política ", dijo su abogado Jorge Winckler Ortiz.

La madrugada del domingo la funcionaria conducía por un bulevar en Boca del Río, Veracruz, cuando atropelló a una persona que perdió la vida. Según su familia y el abogado, Gamboa llamó a la policía y a la Marina para dar aviso. Funcionarios de tránsito municipal le hicieron la prueba del alcoholímetro que resultó negativa y la pusieron a disposición del ministerio público.

"La primera prueba de alcoholímetro es negativa, es un documento foliado y entregado al Ministerio Público que lleva el caso", dijo Hugo Gamboa, hermano de Marijose.

Según el abogado, el domingo por la mañana ya le habían concedido la libertad bajo fianza porque se trataba de un homicidio imprudencial.

Sin embargo, las autoridades no permitieron que se presentara la fianza, y pasaron a Gamboa con el médico de la procuraduría del Estado para que hiciera una evaluación del estado físico.

"De repente algo pasó, alguien llamó porque el MP ya no permitió que se exhibiera la fianza (de alrededor de 400 mil pesos)", dijo el abogado.

El segundo examen médico, de las 10:30 horas, determinó grado uno de alcohol.

"Sin alcoholímetro, ni examen de sangre, ni orina, el médico dice que tiene grado uno de intoxicación etílica, por lo tanto vienes ebria. Eran ocho o nueve horas después (del accidente)", dice Winckler.

La mañana del lunes Gamboa fue consignada ante un juez por el delito de homicidio. En un plazo de 72 horas el juez deberá determinar su situación, sin embargo, la defensa solicitará una ampliación del plazo.

El abogado busca probar que el examen médico no tiene valor legal, y que se haga una reconstrucción de hechos y una prueba pericial de campo que, dice, probaría que no hay derrapones y por lo tanto Gamboa no manejaba a exceso de velocidad.