Jornaleros de San Quintín avanzan en prestaciones

Autoridades federales y estatales se comprometieron a afiliarlos al IMSS y a registrar su sindicato.
Durante la firma de los acuerdos entre autoridades y trabajadores agrícolas.
Durante la firma de los acuerdos entre autoridades y trabajadores agrícolas. (Bernardo Cisneros)

México

Los gobiernos federal y de Baja California alcanzaron 13 acuerdos con los jornaleros de San Quintín, que incluyen un incremento salarial “lo más cercano posible” a 200 pesos diarios que exigen los trabajadores agrícolas, y en su caso, la Federación “podrá aportar el diferencial para alcanzar la propuesta de la alianza”.

La Secretaría de Gobernación informó que en el encuentro que inició el pasado miércoles y se prolongó 18 horas, las autoridades se comprometieron a afiliar al IMSS a los hombres y mujeres que trabajan en el campo en el valle de San Quintín.

Asimismo, a crear un fideicomiso con aportaciones federales y estatales para el desarrollo de la zona, garantizarán el acceso a programas sociales, otorgarán registro sindical a la Alianza de Organizaciones Nacionales Estatal y Municipal por la Justicia Social e incluso buscarán mecanismos para que, en su caso, las personas detenidas obtengan su libertad.

Aunque el tema del salario se resolverá en una reunión programada para el próximo 4 de junio en San Quintín, las autoridades estatales y federales, así como los senadores presentes, se comprometieron a gestionar con los empleadores de los jornaleros para “procurar que la propuesta se traduzca en un incremento lo más cercano posible a la sugerido por la Alianza (200 pesos) y que sea retroactivo al 24 de mayo”.

En la reunión estuvieron presentes el gobernador de Baja California, Francisco Vega; el subsecretario de Trabajo, Rafael Avante; el jefe de la Unidad de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, David Garay; los voceros de los jornaleros, Fermín Salazar, Fidel Sánchez, Juan Hernández, Justino Herrera, Juan Martínez y Lucila Hernández, así como el representante legal de los productores de San Quintín, Alberto Muñoz.  

Se aclaró que la campaña de afiliación al IMSS no implicará ningún costo para los trabajadores y se acordó que “bajo ninguna circunstancia” se retendrá o condicionarán los salarios.

Otro de los acuerdos fue atender las necesidades de mejora en vivienda, alimentación y condiciones de seguridad e higiene, así como garantizar el respeto a sus derechos laborales y realizar las inspecciones de trabajo necesarias.

Además, “las empresas cumplirán los requisitos para certificarse como libres de trabajo infantil”.

El fideicomiso de inversión se formalizará en un plazo no mayor a 60 días, y debido al desplazamiento de los trabajadores de sus lugares de origen a los campos agrícolas, revisarán los programas sociales para que no pierdan su carácter de beneficiarios.

“La STPS otorgará el registro sindical a la alianza”, como lo establece el octavo compromiso, además de aclarar que la autoridad garantizará el respeto a la libertad y autonomía sindicales de los trabajadores en la zona.

“Por lo que hace a las personas detenidas, las autoridades federales y de Baja California procurarán los mecanismos para que obtengan su libertad privilegiando que prevalezca un ambiente de respeto al orden público y al estado de derecho”, se estableció.

También alcanzaron el compromiso de abstenerse de cualquier tipo de represalia, preservar la paz pública y privilegiar el diálogo, la concertación  y la conciliación.

En tanto, el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, celebró los acuerdos alcanzados por los jornaleros y representantes del gobierno federal, con el fin de dignificar las condiciones de los trabajadores de esa región.

Líderes

Respecto al sindicato de los jornaleros, será liderado por los cinco voceros, Justino Herrera, Bonifacio Martínez, Fermín Salazar, Fidel Sánchez y Juan Hernández”, quienes encabezan el movimiento.

Han sobresalido en San Quintín por su iniciativa en defensa del agua y la tierra en sus comunidades, con lo que lograron ser los representantes en diversos problemas locales.

En esa región hay divisiones por colonias, las cuales corresponden a una etnia específica, donde no todos hablan español: Herrera, Martínez y Hernández son de la colonia triqui, y los Sánchez de la mixteca; a excepción de Fidel, todos utilizan su dialecto.

Desde octubre de 2014 su palabra tomó fuerza y comenzaron a organizarse de manera formal en asambleas y convocatorias.

Con información de: Lorena López, Bernardo Cisneros Medina, Fernando Damián, Daniel Venegas y Stephanie Ochoa/México y Baja California