Caso Villarreal: de la tesorería de Coahuila a la cárcel

Javier Villarreal era buscado por autoridades de México y EU; lo acusan de cometer delitos como lavado de dinero y fraude mientras ocupó cargos en la Secretaría de Finanzas de Coahuila.
Fue presentado ya ante la Corte.
Fue presentado ya ante la Corte. (San Antonio Express-News)

Ciudad de México

El ex tesorero de Coahuila, Héctor Javier Villarreal Hernández, buscado por autoridades de México y Estados Unidos, se entregó en El Paso, Texas, para enfrentar en San Antonio el proceso judicial en su contra por lavado de dinero y otros delitos.

Villarreal Hernández fue subsecretario de Planeación en la Secretaría de Finanzas de Coahuila de diciembre de 2005 a julio de 2008, y de ese mes a 2011 se desempeñó como titular de dicha secretaría, que pasó a ser el Sistema de Administración Tributaria.

Fue en 2011 cuando el tema de la deuda de Coahuila comenzó a ser noticia, ya que se hablaba de que ésta ascendía a 7 mil 500 millones. El 30 de junio de ese año se abrió una averiguación previa por la deuda acumulada, que según la Secretaría de Hacienda ascendía a 36 mil millones de pesos; el gobierno estatal reconocía solo 15 mil millones.

Villarreal fue detenido por primera vez el 29 de octubre de 2011, pero salió libre un días después tras pagar una fianza de alrededor de 1.6 millones de pesos.

El 1 de febrero de 2012 fue detenido en Tyler, Texas, con 67 mil dólares en efectivo, de los cuales no pudo probar su procedencia; pagó una fianza de 20 mil dólares y recobró su libertad el 6 de febrero. Desde entonces estuvo prófugo.

En México, Villarreal Hernández está acusado, junto con el ex gobernador interino Jorge Torres López, de desviar millones de dólares de las arcas del gobierno de Coahuila. Se le acusa también de falsificación de documentos oficiales para obtener préstamos por más de 200 millones de dólares.

El 20 de noviembre de 2013, la Corte Federal del Distrito Sur del estado de Texas emitió una acusación en contra de ambos ex funcionarios, en la que les finca cargos de lavado de dinero, fraude bancario y fraude por medios electrónicos.

De acuerdo con la acusación, Villarreal y Torres malversaron más de 2 millones de dólares del erario de Coahuila hacia bancos en Estados Unidos y después a cuentas en Bermudas.

Las autoridades estadunidenses investigan a Villareal también por la adquisición de propiedades en San Antonio y el Valle de Río Grande con dichos recursos.