El tequila, símbolo de la economía jalisciense

Con su denominación de origen, esta bebida detona las exportaciones y el desarrollo turístico del estado.

México

Emblemático en la cultura jalisciense, el tequila es uno de los principales motores de la economía del estado. Producto de manufactura casi exclusiva de la entidad, este aguardiente sobresale también por sus exportaciones, que han crecido de manera constante desde hace casi 20 años, y por el impulso que brinda al desarrollo del turismo alternativo en la región.

La elaboración de este aguardiente está protegida por la Denominación de Origen, que establece las características que debe cumplir una bebida para ser llamada tequila.

Aunque también Tamaulipas, Nayarit, Michoacán y Guanajuato pueden elaborar la bebida según la Denominación de Origen, lo cierto es que Jalisco produce 90% del tequila que se hace en el país y goza de la mayoría de sus beneficios, tanto del proceso de producción como de su éxito como producto de exportación.

La cadena productiva agave-tequila en Jalisco genera alrededor de 60 mil empleos directos y es sustento de más de 30 mil familias que participan a lo largo de toda la cadena. Entre los ocupados en este sector hay 17 mil 500 agricultores, quienes cultivan 100 mil hectáreas de agave mexicano en 181 municipios de cinco estados del país, según datos de ProMéxico.

Dado que siete de cada 10 litros de tequila que se producen en el país están destinados a los mercados externos, la exportación de esta bebida constituye el principal motor de crecimiento de la industria tequilera mexicana; la bebida también es relevante para las exportaciones agroalimentarias a nivel nacional, pues junto con la cerveza, ha formado parte la lista de las más exitosas por varios años.

Y es que, aunque en los últimos años las frutas y hortalizas han ganado terreno en las ventas de México al extranjero, el tequila y la cerveza siguen siendo las “cartas fuertes” de las exportaciones mexicanas, con crecimientos promedio de 3% y 4.2% anual, respectivamente, según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Tal vez, como producto de exportación, el tequila no compite con la exorbitantes cifras de la industria electrónica de la entidad, que concentra más de la mitad del total de la exportaciones de Jalisco, pero los cerca de 172 millones de litros que salieron del país en 2014 y generaron mil millones de dólares (mdd) en ventas, según datos del Consejo Regulador del Tequila (CRT) y de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT), lo colocan como un producto estrella en la economía del país.

De retos y expectativas

Considerada la bebida nacional por excelencia, el tequila es producido hoy por 160 empresas de diferentes tamaños y tradiciones, todas verificadas y certificadas por el CRT, órgano encargado de promover la calidad, cultura y prestigio del tequila, así como de hacer valer la denominación de origen de la bebida en todo el mundo y combatir la piratería.

A 20 años de haber obtenido su sello de denominación de origen, el tequila se exporta a más de 100 países, aunque sólo 47 de ellos aceptan la Denominación de Origen del Tequila.

El mayor consumidor de tequila, luego del mercado doméstico, es Estados Unidos, que compra 79% del tequila que México exporta, unos 132.4 millones de litros en 2014. Poco menos de 20% del tequila que sale del país se va a Europa, a países como España, Alemania, Francia, Rusia y Reino Unido.

El Top 10 de países importadores de tequila se completa con Japón, Sudáfrica, Panamá y Brasil; de todos ellos, sólo el último está pendiente de reconocer la denominación de origen, un reto que el CRT intentará vencer este año, dijo su presidente, Ramón González Figueroa. Una vez que eso suceda, “se duplicará el consumo actual de los brasileños, que hoy ronda los mil 330 millones de litros”.

Otro mercado que acapara la atención del CRT es China, que si bien reconoció la denominación de origen de nuestra bebida nacional apenas en noviembre, entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014, aumentó su importación de tequila en 104%.

“Hoy China no pinta en las estadísticas porque importa apenas unas 70 mil botellas y ocupa el lugar 22; pero esperamos llegar a 10 millones en el mediano plazo, lo que duplicaría el crecimiento anual promedio –de las exportaciones- fácilmente”, explica González Figueroa sobre el potencial consumidor del país más poblado del mundo.

Con un inventario de 290 millones de litros disponibles en bodegas y 300 millones de plantas de agave azul de diversas edades en los campos de Jalisco, la industria tequilera está preparada “para responder a la demanda que crece a medida que nosotros logramos el reconocimiento a la Denominación de Origen en más países. Siempre hay áreas de oportunidad, pero tenemos bien cubierto y planeado el ciclo biológico y productivo”, señaló González Figueroa.

Turismo con muchas margaritas

Esta bebida es también estandarte de los ocho municipios que rodean al volcán de Tequila y han desarrollado una interesante propuesta turística en la región.

Desde 2003, cuando Tequila fue nombrado pueblo mágico, los trabajos para convertir a la región en un polo de desarrollo turístico importante para el estado han rendido buenos frutos. Siempre coordinados el Consejo Regulador del Tequila, las acciones y proyectos responden al pleno del Consejo de Desarrollo Integral de Tequila (CODIT), un organismo público-privado creado para ejecutar el plan de desarrollo urbano del lugar.

El centro de la promoción turística es la Ruta del Tequila A.C.(RDT), un proyecto que arrancó en 2006 auspiciado por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dedicado a promover la cultura y belleza natural de los ocho municipios que rodean al Volcán de Tequila.

 En 2014 la Ruta Del Tequila recibió a cerca de un millón de visitantes en la región, donde además de haciendas tequileras, paisajes agaveros, destilerías y tabernas, se encuentran pueblos mineros, talleres artesanales y vestigios arqueológicos de culturas indígenas antiguas. La derrama económica para la zona, que abarca casi 3 mil 300 km2, ronda los 560 mil millones de pesos, según datos de la asociación.

Tequila ofrece impactantes paisajes semidesérticos y amplios valles cubiertos de agave azul al pie del volcán Tequila o cerca del Cañón de Río Grande, además de arquitectura colonial en templos católicos y haciendas agaveras.

Aunque reciben visitantes todo el año, las temporadas de mayor afluencia además de los “puentes” festivos y las vacaciones escolares, se registran en los meses que tienen eventos como el Festival del Tequila, que se celebra a fines de noviembre, y el Medio Maratón de Tequila. Los municipios más visitados son Tequila y Teuchitlán.

Uno de los mayores atractivos de la zona es sin duda Mundo Cuervo, un espacio dedicado al esparcimiento y la difusión de la cultura del tequila, que además de los tours por los diferentes puntos de la cadena productiva ofrece salas de degustación y viajes en tren en la ruta exclusiva Guadalajara-Tequila. El centro de este mundo es la destilería La Rojeña, que en 2014 recibió a 185 mil visitantes.

 Con una inversión de 50 millones de dólares, Tequila Espíritu de México consolidará su primera fase en el primer semestre de este 2015, con la apertura de un hotel de 95 habitaciones, un centro de convenciones, un centro cultural y un corredor comercial, según informes de Grupo JB, la división de negocios de Casa Cuervo.

El proyecto Tequila Espíritu de México contempla otras tres fases y 150 millones de dólares de inversión adicional en los próximos cinco años, para convertirla en una “Ciudad Inteligente”, con más infraestructura turística y accesibilidad tecnológica, en lo que ya colabora IBM, explicó Federico Arteaga, director de planeación de Grupo JB .

A largo plazo, el proyecto incluye la construcción de un teleférico, un desarrollo inmobiliario habitacional para los residentes, la remodelación del hotel boutique La Cofradía y la apertura al público de dos fábricas tequileras más, que se integrarán a la RDT.

La meta deberá cumplirse en 2020 y tiene como objetivo final crecer de 400 mil a un millón el número de visitantes y duplicar el número de residentes que actualmente tiene el municipio de Tequila, que hoy asciende a 40 mil.