Jalisco, imán turístico

El estado de Jalisco le apuesta al turismo como generador de riqueza.

México

La Secretaría de Turismo de Jalisco (SECTURJAL) gestionó ante la Federación 76 millones de pesos (mdp), para fortalecer su vocación turística en 2015. Hablamos del doble de lo que ejerció el año pasado; nada mal para iniciar el nuevo año con las arcas llenas.

Hablando de resultados, en 2014 Jalisco generó poco más de 8 mil 200 empleos durante el 2014, además de obtener una derrama económica de 32 mil 680 mdp, una afluencia de turismo nacional de casi 20 millones de personas y 3 millones de turismo extranjero, afirma el titular de la SECTURJAL, Enrique Ramos Flores.

Más allá de los íconos del tequila, la charrería y los mariachis, Jalisco se presenta como fuerte competidor turístico para este año.

Hotelería y empleo

El año pasado, el sector turístico de la entidad generó por sí mismo un total de 8 mil 238 empleos permanentes.

Además, la construcción de 2 mil 300 habitaciones en el estado generaron aproximadamente 6 mil 600 empleos directos, más de mil 320 indirectos; además la puesta en operación de dichas instalaciones generó mil 840 empleos directos y aproximadamente 350 indirectos,  permanentes en ambos casos.

Restaurantes

La industria gastronómica en Jalisco cuenta con  30 mil 500 establecimientos de alimentos y bebidas; durante 2014 el incremento fue del 1.5% al 1.7% de crecimiento en unidades de negocios en el estado,  pues se abrieron 457 restaurantes en todos los rangos.

Conectividad aérea y marítima

Hasta noviembre del año pasado, se registró un incremento de 9.66% en la llegada total de pasajeros en todos los aeropuertos del estado.

En total 5 millones 250 mil 917 pasajeros llegaron al estado; de estos, 3 millones 96 mil 236 fueron nacionales y 2 millones 154 mil 681 fueron extranjeros.

En cuanto a operaciones aéreas, se registró un incremento del 16.79% con 63 mil 408 operaciones de llegada, entre vuelos nacionales e internacionales.

Pueblos Mágicos

Según el secretario de Turismo, Enrique Ramos, los esfuerzos de la dependencia se enfocarán, este año, en revestir la imagen de los Pueblos Mágicos del Estado.

Emblemático Tequila

Esta tierra del oro azul se levanta a las faldas del volcán de Tequila y el cañón del Río Grande, entre el paisaje de los cultivos de agave, las antiguas haciendas y las destilerías que fabrican la deliciosa bebida, tan amada en México.

Nombrado en 2006 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, bajo la denominación de Paisaje Agavero y Antiguas Instalaciones Industriales de Tequila, este pueblo es el principal productor del tequila en el mundo.

Mágico Tapalpa

El paisaje es de bosques de pino y encino, arroyos de agua cristalina y formaciones  rocosas, que se complementan con las calles empedradas y las casas encaladas de color blanco y  techo de teja roja. Tapalpa conserva un ambiente provinciano que fascina a los visitantes, quienes  también descubrirán tradiciones, sabores, clima fresco y alrededores ideales para disfrutar la naturaleza.

Sus  características  particulares  lo  perfilan  en  un excelente  destino  para  la aventura, la recreación y el descanso. Recomendado para los aficionados a los vuelos en parapente.

Fresco bosque de Mazamitla

Aire fresco, cielos espectaculares, delicias culinarias y cabañas confortables son algunas maravillas que pueden encontrarse en el pueblo, uno de los lugares más atractivos de la Sierra del Tigre y con varias actividades de aventura y deporte. Entre los sitios a los que se puede acudir están el Eco Parque Mágico Mundo Aventura, o bien, la cascada El Salto, a la que se puede llegar a caballo o caminando.

San Sebastián del Oeste

Casonas, ex haciendas y casitas coronadas por techos de teja son algunos de los elementos que dan vida a este pueblo, de pasado minero. Varios edificios destacan como el Pabellón Mexicano; la ex-tienda de raya de la Hacienda Jalisco (hoy transformada en hotel), en la esquina sureste de la plaza; la iglesia, dedicada a San Sebastián, reconstruida después de que un temblor destruyó, en 1868, el antiguo edificio edificado por los  franciscanos  dos  siglos  antes.

Histórico Lagos de Moreno

Con 450 años de antigüedad, es la ciudad que recoge el alma de la esencia de Jalisco y de México. Destaca por tener el centro histórico mejor conservado del estado y es el lugar ideal para conocer la riqueza y costumbres de la vida colonial.

Playas

Poco más de 300 kilómetros del litoral jalisciense, en el Pacífico mexicano,  es  hablar  de  playas  vírgenes,  de  la conservación  de  especies  como  la  tortuga  y  el  cocodrilo, además del avistamiento de ballenas entre los meses de diciembre y marzo.

Su belleza se divide en cuatro partes: Cabo Corrientes, Tomatlán, La Huerta y Cihuatlán. La mejor forma de emprender el viaje es en auto.

En estos parajes tropicales también se llevan a cabo  varios  torneos  de  pesca deportiva, deportes  acuáticos, extremos y  campismo,  sin olvidar las exclusivas playas donde se ofrece cocina internacional combinada con gastronomía local.

Una de las playas jaliscienses que más se destacan es Barra de Navidad, un lugar  lleno  de  historia  y  prodigio  de  la  naturaleza.  Es  una  barra  de forma perpendicular  de  arena  que  se  ubica  de  Punta  El  Viejo,  entre  la  Bahía  de Melaque y la laguna de Navidad.

También  está  la  Bahía  de  Tenacatita,  donde se  localizan  exclusivos hoteles.

Por su parte, Puerto  Vallarta, con 22 mil habitaciones que van desde modestos hostales hasta hoteles de gran turismo, ofrece  playas,  aventura  con  deportes  acuáticos,  extremos, campismo, buceo y una vasta opción para la diversión nocturna.

De la entrada de Puerto Vallarta a la Costalegre, son 75 kilómetros de abismales acantilados, vegetación tropical y playas de arena fina y doradita como las de Yelapa, el pueblito refugio de hippies veteranos que hacen artesanías con palo de rosa o que rentan caballos para ir cascadas escondidas.

Noches estrelladas, buena comida y buenos hoteles.