“Inviable y criminal”, reforma pro aborto en Guerrero: especialista

La constitucionalista Ingrid Tapia argumentó que en el estado no hay suficiente infraestructura para realizar ese procedimiento médico.
Aborto
(Cortesía)

Guerrero

La reforma para despenalizar el aborto en Guerrero, propuesta por  el gobernador Ángel Aguirre Rivero es inviable y criminal, ya que carece de la infraestructura hospitalaria, afirmó la constitucionalista Ingrid Tapia.

Afirmó que los argumentos para justificar la interrupción del embarazo fueron: disminuir la mortalidad materna, evitar que las mujeres abortaran en la clandestinidad, disminuir el embarazo de adolescentes y reducir también la pérdida de vidas en este proceso.

La abogada detalló que el Distrito Federal, única entidad que permite la interrupción legal del embarazo, tiene una suficiencia estructural: “Pues es claramente más grande que Guerrero, sin embargo no tiene cómo prestar estos servicios de aborto. Lo que hace es subrogar estos servicios de aborto en una clínica que se llama ‘Mary Stop’, y toda la subrogación de este servicio es a razón de 6 mil pesos por aborto.

“Cada una de estas clínicas práctica 3 mil 500 abortos por año, lo que supone que cada clínica ingresan 18 millones de pesos que les paga el gobierno del DF, lo que representa un gran negocio”, afirmó.

Explicó que en Guerrero hay un médico ginecólogo por cada dos mil mujeres de zona urbana, uno por cada cuatro mil mujeres en zona rural y un médico ginecólogo por cada nueve mil mujeres en zona indígena.

“La pregunta al gobernador es: ¿quiénes van a practicar los abortos cuando Guerrero no puede atender los partos, recordando el caso de la muchacha de Ayutla que se les murió en el parto y que ameritó una recomendación de la CNDH?”.

Dijo que ello genera la sospecha de que la iniciativa de Aguirre piensa generar un negocio o un nicho de mercado donde el gobierno de Guerrero contrate estas clínicas privadas para que subroguen y presten los servicios

Recordó que de acuerdo con encuestas 84 por ciento de los guerrerenses están a favor de la vida, por lo que parece que se trata de un distracción en términos políticos de una situación muy lamentable que también padece el pueblo de Guerrero donde priva la corrupción el crimen organizado y la violencia.