Investigan a funcionario por secta apocalíptica

Como parte de la preparación para esperar el fin del mundo, pidió a sus feligreses que retiraran todo su dinero de los bancos, a fin de reunir 100 mil pesos para comprar víveres.

Mérida

El secretario de Salud de Yucatán, Jorge Mendoza, confirmó que hay una investigación contra el director del Centro de Salud del municipio de Yobaín, Jesús Leopoldo Magaña, a quien se le identifica como el líder de una "secta apocalíptica", que tiene el fin de enfrentar "el fin del mundo".

El pastor, médico y funcionario público está denunciado por privación de la libertad, entre otros delitos. Según su versión, caería un meteorito cerca de Yucatán y una gran ola barrería con el pueblo de Yobaín, a unos 50 kilómetros al Este de la ciudad de Mérida.

Habitantes del municipio afirmaron que el 31 de diciembre el líder de la secta pidió a sus seguidores de la congregación religiosa Casa de Dios, Eben-Ezer, que se encerraran en la iglesia ubicada en el cercano municipio de Dzidzantún, para esperar la caída de un meteorito en el puerto de Santa Clara.

El pastor tendrá que enfrentar problemas legales con tres hombres que fueron a buscar a sus esposas e hijos atrapados, entre ellos, un recién nacido.

Como parte de la preparación para esperar el fin del mundo, pidió a sus feligreses que retiraran todo su dinero de los bancos, a fin de reunir 100 mil pesos para comprar víveres que servirían durante la sobrevivencia de la catástrofe.

Sin embargo, Magaña se negó a entregarles a sus hijos, a pesar de que desde adentro se escuchaban llantos de niños, lo que desesperó más a los padres, quienes recurrieron al apoyo de la policía.

El profeta amenazó a los padres y a los policías con denunciarlos por interrumpir una adoración.

El funcionario se encuentra ausente de sus funciones, pues solicitó vacaciones.