Intentan linchar a policías en el Estado de México

Los policías agredidos fueron trasladados a las instalaciones de la Procuraduría de Justicia para deslindar responsabilidades por no detener a los secuestradores de una mujer.
Pobladores de San Luis Ayucan quemaron patrullas de la policía por el rapto de una mujer.
Pobladores de San Luis Ayucan quemaron patrullas de la policía por el rapto de una mujer. (Tania Contreras)

Ciudad de México

Habitantes del municipio de Jilotzingo, Estado de México, golpearon y retuvieron por más de siete horas al jefe de la policía y a seis agentes más, por su supuesta responsabilidad en la fuga de seis presuntos secuestrados, quienes la mañana de este martes privaron de su libertad a una mujer.

El jefe de la policía municipal, Esteban Reyes Jerónimo y seis agentes más fueron golpeados por vecinos del poblado de San Luis Ayucan, y retenidos en el interior de una camioneta Pick Up, estacionada frente al quiosco de la plaza central.

Tras una persecución fallida para detener a seis sujetos quienes viajaban a bordo de dos vehículos, y que momentos antes había privado de su libertad a una mujer, el jefe de la policía y los seis agentes más fueron rodeados por vecinos y golpeados, indicó un reporte policiaco.

La turba también prendió fuego a dos patrullas locales, en la carretera Naucalpan- Ixtlahuaca, mismas que utilizaron para bloquear el paso de vehículos en ambos sentidos de la vía.

Los hechos se suscitaron, luego de que alrededor de las 09:00 horas de la mañana de este martes, al menos seis sujetos armados presuntamente privaron de la libertad a la mujer, frente a la escuela primaria Miguel Hidalgo, ubicada en este poblado.

Ante la alerta generalizada de los vecinos, la policía municipal protagonizó una persecución para detener a los supuestos plagiarios sin éxito alguno y al regresar al sitio, los vecinos ya los esperaban, los rodearon y golpearon y los amordazaron.

Los inconformes hicieron sonar las campanas del templo católico para alertar a los pobladores sobre la emergencia y exigir a autoridades locales poner freno a inseguridad que prevalece en este municipio.

Las autoridades locales decidieron no dialogar con los vecinos, lo que provocó su ira e incendiaron las dos patrullas que antes colocaron en la autopista Naucalpan- Ixtlahuaca.

Por lo que el alcalde de Jilotzingo, Reynaldo Torres, así como vecinos iniciaron una reunión alrededor de las 15:51 horas de la tarde, donde se determinó trasladar a los policías retenidos a las instalaciones de la procuraduría de justicia para deslindar responsabilidades.

Familiares de la mujer secuestrada, recibieron horas después una llamada telefónica, para exigirle medio millón de pesos por su liberación.