Instalan mesa de diálogo UPOEG y gobierno de Guerrero

El líder de la la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero dijo que el primer punto a superar en este proceso de reconciliación es la confianza.

Guerrero

El gobierno estatal y la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) reiniciaron formalmente el diálogo para negociar la regulación de la Policía Ciudadana, que a un año de su integración ya tiene más de cinco mil elementos en la Costa Chica y región Centro.

En la primera charla que se realizó la mañana del lunes en Chilpancingo, las dos partes retomaron la propuesta de integrar una Comisión de Armonía y Desarrollo para los Pueblos Indígenas de la entidad, la que no tuvo el éxito esperado en febrero de 2013.

En dicha comisión se espera la participación de los tres poderes locales, el gobierno federal, las Cámaras Alta y Baja, además de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

En la instalación de la mesa intervino el secretario general de Gobierno Jesús Martínez Garnelo, quien recibió a la Unión de Pueblos y sus comisarios en una sala del edificio Norte de Palacio, en el lado sur de Chilpancingo.

Bruno Placido comentó que el primer punto a superar en este proceso de reconciliación es la confianza, una vez que en torno a la UPOEG y su sistema de seguridad se han generado muchas opiniones.

"Se ha dicho que detrás de nosotros está el narco, que también hay guerrilla y por eso vamos a generar una propuesta para que el gobierno estatal, federal y municipal conozcan a nuestros policías en un evento público, para que sepan que no tenemos nada que esconder", señaló.

Con una actividad que despeje las dudas respecto a quien y que mueve a la Policía Ciudadana de la UPOEG, dijo que comenzará el proceso de regulación, lo que no implica ir en la ruta de constituirse en una Policía Rural, corporación que el Congreso local creó en diciembre de 2013 a petición del Ejecutivo del Estado.

Recordó que hay un recurso de amparo promovido por la UPOEG contra la Policía Rural, ya que se le creó sin consultar a las comunidades, lo que generó inconformidad en las zonas de influencia de la Unión de Pueblos.

Precisó que no se trata de confrontar a las autoridades estatales, pero sí de encontrar una salida que deje como ganadora a la población.

La propuesta que la administración plantea en materia de regulación será puesta a consideración de las comunidades, para que la gente conozca sus implicaciones positivas y negativas.

Respecto a la Comisión de Armonía, el acuerdo es que quedará constituida el próximo 25 de febrero, lo que también ya trabajan los representantes de ambos lados.

Placido reconoció que a partir del reencuentro del viernes la presión del Ejército sobre la UPOEG, sus policías y comisarios bajó de manera importante, eso permitió que comunidades de Chilpancingo como Palo Blanco y Coacuyulillo se declararan en autodefensa.

Reconoció la urgencia de implementar un mecanismo de transparencia y coordinación, para que tanto militares como corporaciones policíacas los dejen trabajar en zonas de alta incidencia delictiva.