Instala Diconsa almacén de frijol y maíz en Chiapas

Diconsa instaló en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el primer almacén de maíz y frijol para contrarrestar el desabasto y crear una reserva estratégica de granos.
Las plantas de maíz están listas para ser cosechadas en un campo en Minooka, Illinois.
El nuevo almacén de Chiapas tiene capacidad para almacenar 19 mil toneladas de granos de maíz y frijol. Archivo. (Reuters/Jim Young )

Ciudad de México

Para contrarrestar el desabasto y crear una reserva estratégica de granos, Diconsa instaló en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el primer almacén de una red nacional de depósitos para el acopio de maíz y frijol que permitirá una mejor distribución del producto en el país.

El nuevo almacén, instalado en un área de 2.8 hectáreas de terreno y formado por dos silos y cuatro econo-bodegas con capacidad para almacenar 19 mil toneladas de granos, surte a más de dos mil tiendas comunitarias de 95 municipios chiapanecos.

"En Diconsa es prioritaria la inversión de recursos propios en infraestructura para hacer más eficiente la operación de abasto en más de 27 mil tiendas comunitarias y 300 unidades móviles en todo el país. Además, con el impulso a productores sociales, la distribuidora vuelve a ser motor de las pequeñas economías regionales", se lee en un comunicado.

La instrucción del presidente Enrique Peña Nieto y de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, es que Diconsa intervenga con eficacia en el mercado para que los agricultores puedan tener una referencia en el precio de sus granos.

El programa Diconsa está dirigido a poblaciones en localidades rurales de alta y muy alta marginación.

A través de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH) y el Programa de Abasto Rural (PAR), Diconsa es responsable de suministrar alimentos de calidad a bajo costo a zonas alejadas, donde el ahorro aumenta al evitar que la población se traslade a otros lugares para adquirir la canasta básica.

Cuenta con más de 26 mil tiendas comunitarias, 300 tiendas móviles y 85 Centros de Atención a Beneficiarios (CABE), y entre los productos esenciales se encuentra la harina, que se ha mantenido debido a sus cualidades nutricionales y precio accesible, y el maíz.