Inspeccionan derrame de refinería en Oaxaca

Afecta nueve hectáreas de laguna y 1.9 de manglar de especies con categoría de “amenazadas”.
Según la procuraduría, en cuatro años se disparó el número de accidentes generados por la refinería.
Según la procuraduría, en cuatro años se disparó el número de accidentes generados por la refinería. (Especial)

Oaxaca

La Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) levantó dos actas de inspección por el derrame de hidrocarburo de la refinería Antonio Dovalí Jaime, en el puerto de Salina Cruz, zona del Istmo de Tehuantepec, que afectó nueve hectáreas a la orilla de la laguna superior y 1.9 más de manglar.

El delegado de la dependencia en Oaxaca, Nereo García, informó que las actas contra la industria de Petroleos Mexicanos (Pemex) se deben al derramamiento y por los daños a la vida silvestre.

Explicó que como parte de los recorridos que lleva a cabo personal de esta procuraduría desde que se presentó la emergencia ambiental, el pasado 21 de octubre, se detectó la impregnación de un residuo aceitoso, brillante y oscuro, que desprende un olor característico a hidrocarburo, en una superficie de nueve hectáreas.

Detalló que, de acuerdo con Pemex, se trata de aceite residual, que afectó también 1.9 hectáreas de zona de mangle de las especies blanco (launcularia racemosa), negro (avicennia germinans) y botoncillo (conocarpus erectus), las cuales están listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010, en la categoría de “amenazadas” (A).

García indicó que durante el recorrido junto con personal técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y Pemex Refinación encontraron dos cuadrillas de 70 trabajadores realizando las labores de limpieza.

Señaló que el objetivo de los recorridos en la zona afectada es verificar el cumplimiento de las obligaciones en materia de contaminación de suelo con hidrocarburos.

Pemex no tiene cuantificada la cantidad de hidrocarburo liberado durante la emergencia ambiental, por lo que la Profepa se mantendrá atenta para el restablecimiento de las condiciones originales en esta laguna.

La procuraduría reportó que en los últimos cuatro años se disparó el número de accidentes ambientales generados por la operación de la refinería Antonio Dovalí Jaime.

El informe “Emergencias Químicas”, presentado por la Dirección General de Inspección de Fuentes de Contaminación, reveló que en lo que va del año se dio el mayor tipo de accidentes, la mayoría  derrames de combustible vertidos al ecosistema.

En el documento se detalló que de 2010 a la fecha se reportaron 43 eventos, 41 de tipo terrestre, dos marítimos, cuatro por fuga, dos por incendio, dos por explosión y 35 por derrame de combustible.

La procuraduría refirió que 2010 fue el año con menos accidentes, pues solo se registró un evento por la falla de operación de un ducto.

En 2011 se reportaron dos incidentes por fallas en los ductos, pero en 2012 se elevó la cifra por accidentes en ductos, en la operación de la planta procesadora de hidrocarburos y de unidades de motor; además, de ese año a la fecha creció el número de fugas clandestinas. En 2013 y 2014 se reportaron en conjunto 26 eventos, 17 de ellos en los últimos 10 meses.

También se contabilizaron 17 reportes de fuga clandestina en menos de un año y medio, de las cuales se notificó a la Procuraduría General de la República (PGR).

En este sentido, el diputado Gerardo García Henestroza urgió a aplicar una auditoria ambiental a la refinería Antonio Dovalí Jaime ante los constantes accidentes ambientales registrados.

Organizaciones ambientales, como la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona del Istmo, demandaron a la Profepa que obligue a Pemex a pagar indemnizaciones a los pescadores y agricultores afectados por la fuga de combustible en arroyos y ríos, además de lagunas y zonas agrícolas.

:CLAVES

NL: RECUPERAN DIÉSEL

Personal de la Procuraduría General de la República (PGR) aseguró 49 mil 500 litros de diésel durante un operativo realizado en el municipio Villa Juárez, Nuevo León.

La dependencia informó que se dio seguimiento a una denuncia anónima sobre que en las inmediaciones del Ejido Juárez había unas pipas con combustible robado.

La Agencia de Investigación Criminal (AIC) localizó dos remolques auto-tanque abandonados. El diésel quedó a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación adscrito en NL.