Inició estudios de primaria a los 65 años y hoy ya tiene maestría

Georgina Flores fue galardonada por el Congreso de Morelos con la presea Xochiquetzalli, por el apoyo, acompañamiento y asesoría jurídica que ha dado a decenas de mujeres.
Georgina Flores empezó a estudiar a los 65 años años.
Georgina Flores empezó a estudiar a los 65 años años. (David Monroy)

Cuernavaca

A los 73 años de edad, Georgina Flores Vallejo es maestra en derecho y acumula más de 30 años de apoyo a mujeres en condiciones de vulnerabilidad, pero si eso fuera poco es necesario conocer que la ganadora de la entrega 2015 de la presea Xochiquetzalli, que entrega el Congreso del estado anualmente, decidió iniciar su instrucción primaria cuando cumplió 65 años.

En ceremonia legislativa encabezada por la comisión de Equidad de Género, Flores Vallejo recibió una medalla alusiva y la cantidad de 30 mil pesos como reconocimiento a su labor desinteresada a favor de las mujeres del estado de Morelos, pero particularmente de la ciudad de Cuernavaca.

Georgina Flores Vallejo fue galardonada tras ser propuesta junto con otras once mujeres a dicha presea que ha sido ganada en años anteriores por distintas mujeres cuya labor social y política, informó Norma Alicia Popoca, presidenta de la comisión de Equidad de Género del Congreso local.

La galardonada fue reconocida por el apoyo, acompañamiento y asesoría jurídica que ha dado a decenas de mujeres en la capital del estado y otros municipios de Morelos, pero –sobre todo- a las mujeres internadas en el penal estatal, "algunas de ellas responsables de los delitos que han cometida, otras inocentes de lo que se le acusa", dijo en tribuna Flores Vallejo.

De acuerdo con su propio relato, la ganadora 2015 de dicha presea, inició sus estudios de primaria y secundaria a la edad de 65 años, posteriormente ingresó a la preparatoria, todo en los sistemas abiertos del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), posteriormente estudió la carrera de derecho en una universidad privada, y recientemente culminó su maestría en derecho penal. "No ha sido fácil, sin embargo lo más difícil fueron las cuestiones tecnológicas", reconoció en la tribuna legislativa.