Inician juicios orales en materia laboral en Tlalnepantla

Las cinco salas permitirán abatir el rezago en esta materia y reducir los tiempos de sentencia de tres años a cuatro meses, además de recuperar la credibilidad de los tribunales laborales.

Tlalnepantla

Hoy entraron en funcionamiento las primeras cinco salas de juicios orales en material laboral de las 13 que operarán en el Estado de México para agilizar la impartición de justicia.

Ayer, José Manzur Quiroga, secretario general del gobierno estatal y Francisco Javier García Abejo, secretario de Trabajo inauguraron las salas de juicios orales laborales, en la en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), del valle Cuautitlán Texcoco, ubicada en el municipio de Tlalnepantla.

García Abejo, reconoció que existe un rezago importante en la entidad, pues anualmente las diferentes juntas reciben más de trece mil demandas y son las que atienden el mayor número de demandas a nivel nacional, con alrededor de 90 mil expedientes.

Precisó que en el 2015 y 2016 se espera emitir laudos en tres o seis meses en lugar de que los trabajadores esperen hasta tres años.

Estas salas permitirán abatir el rezago importante en materia de justicia laboral y donde se resolverán un 25 por ciento de los juicios laborales, con el propósito de reducir los tiempos de sentencia de tres años a cuatro meses que permitirá además recuperar la credibilidad de los tribunales laborales.

Y agregó: con las trece salas de juicios orales que estarán operando este año, cerca del 25 por ciento de los juicios orales podrán ser llevados bajo esta modalidad, lo que permitirá vencer poco a poco el rezago acumulado de años y dar a la justicia laboral el mismo dinamismo que tiene el mercado del trabajo en la entidad.

Aseguró el secretario que el Poder Judicial busca lograr una justicia accesible, expedita, rápida, eficaz y confiable.

Reconoció que los derechos de los trabajadores y la solvencia de las empresas eran desafiados continuamente por laudos carentes de sentido. El "valor de la justicia se había erosionado y por tanto la credibilidad de los tribunales laborales puesta en entre dicho".