Inicia INAH limpia de monumentos históricos en Oaxaca

Autoridades del instituto negaron que el retiro de las pintas de la cantera, debilite la estructura de los inmuebles, misma que no se adelgazara. Es tiempo de protegerlos de nuevas agresiones.

Oaxaca

En una primera acción y con el uso de tecnología de punta, peritos y especialistas en restauración del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) iniciaron la limpia de monumentos históricos que habían sido dañados y pintarrajeados por activistas normalistas y profesores que exigen justicia por el caso Iguala.

El primer edificio histórico que fue sometido a este proceso de curación fue el ex convento de Santo Domingo de Guzmán que data del siglo XV y cuya fachada fue pintarrajeada con pintura blanca.

Los técnicos utilizaron gel y una lija para retirar de la piedra de cantera la pinta.

En otros inmuebles afectados se pretende utilizar el procedimiento de limpieza con uso de microesferas de carbonato de calcio, dirigidas a presión contra la cantera afectada por la mancha de graffiti.

Las autoridades del INAH niegan que el retiro de las pintas de la cantera, debilite la estructura de los inmuebles, misma que no se adelgazara.

Sin embargo, lamentaron que tenga que utilizarse este tipo de mecanismos, cuando debería haber un respeto de los manifestantes por la conservación de los monumentos históricos y la belleza de su ciudad.

Se anunció que el dispositivo ha utilizarse en la mayor parte de los inmuebles con fachada de cantera dañados no generará ningún costos para los propietarios, principalmente dueños de hoteles y restaurantes.

Un diagnostico realizado por la dependencia federal, estima que hay un total de 30 los inmuebles dañados y vandalizados en sus fachadas.

Entre estas edificaciones más afectadas se encuentra el ex convento y templo de Santo Domingo de Guzmán, la iglesia de Las Nieves, y el edificio central de la Facultad de Derechos de la Universidad Autónoma "Benito Juárez" de Oaxaca y algunas casas particulares.

La directora de Centro Histórico y Patrimonio Edificado en el ayuntamiento de la Ciudad de Oaxaca, Verónica Arredondo, rechazó que el daño generado por el graffiti y las pintas en la fachada de los edificios histórico, vayan a generar que se pueda perder la declaratoria de ciudad Patrimonio Histórico de la Humanidad declarada por la UNESCO.

"Es muy poco probable que por las pintas en alguno de nuestros inmuebles se pueda perder la declaratoria de Ciudad Patrimonio, porque no solo por los edificios es que se tiene este reconocimiento, sino también por su traza, por el tamaño de las calles, la orientación de la ciudad y lo que esta conservado en su originalidad general".

Lamentó que se siga dañando en cada marcha de protesta los edificios catalogados, y seguramente ya tenemos algunos semáforos prendidos.

Sin embargo, aún es tiempo de proteger y rescatar tales edificios de nuevas agresiones, quizá imponiendo barreras físicas o aplicando sanciones más severas para quienes detentan contra los edificios y fachadas de monumentos con uso de spray o pintura.

Afirmó que el impacto por el vandalismo en graffiti es grave, porque se degrada la imagen de la ciudad.

Detalló que hasta el momento los daños a las fachadas de algunos edificios histórico no son graves, aunque si importantes.

En el caso del ex convento y templo de Santo Domingo el daño es a la cantera y en la puerta de madera.

Abundó que en el caso de este edificio, el ayuntamiento esta limitado a intervenir porque esta bajo custodia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Tenemos un trabajo conjunto para cuidarlo y preservarlo, pero en este caso le toca al INAH, imponer la denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR), contra los responsables del vandalismo cometido con el edificio".

Indicó que en esta ciudad dentro del plan parcial de conservación se tienen catalogados como patrimonio histórico de la humanidad, un poco más de mil 700 edificios, entre casas particulares, con valor vernáculo importante, además de templos y edificios utilizadas como sede de bancos, escuelas y dependencias estatales y federales.