Damnificados se mudarán a Casa Guerrero

Instalan plantón en la casa de gobierno, llegan de cinco municipios. Argumentaron que no han recibido apoyo para recuperar sus viviendas.

Damnificados por la tormenta tropical Manuel procedentes de cinco municipios anticiparon que se mudarán a vivir en la residencia oficial Casa Guerrero, ya que hasta el momento no han recibido el apoyo encaminado a recuperar sus viviendas.

Efraín Torres Fierro, dirigente del Frente de Defensa Popular (FDP) se puso al frente de los damnificados que la tarde del 26 de diciembre llegaron a la puerta uno de la residencia oficial Casa Guerrero.

Dijo que se trata de personas que perdieron todo su patrimonio durante las precipitaciones atípicas del 14, 15 y 16 de septiembre en municipios como Atoyac, Coyuca de Benítez, Tixtla, Hueycantenango y Chilpancingo.

Ellos permanecieron durante más de tres meses en diferentes albergues, lugares en los que se les otorgó ayuda humanitaria básica, pero no se les resolvió el problema principal, que se originó a partir de la pérdida total de sus patrimonios.

Como los alcaldes de los municipios de origen no los atendieron, los afectados decidieron agruparse y buscar el contacto con el gobernador Angel Aguirre Rivero.

Torres Fierro explicó que solo en Atoyac hay más de 230 familias damnificadas que esperan la solución, en Coyuca de Benítez 150, en Chilpancingo 50 y en Tixtla 77, mismos que denuncian la exclusión en la entrega de todo tipo de beneficios.

A la relación se sumaron 13 familias llegaron de Hueycantenango, municipio ubicado entre la Montaña y región Centro de la entidad, su población es totalmente indígena y ya de por sí vivían en condiciones de pobreza extrema.

El pasado 9 de diciembre se les citó en el puerto de Acapulco para sostener una reunión con el gobernador, ellos se trasladaron pero el jefe del Ejecutivo local no llegó al encuentro.

Se reprogramó la cita para el 17 de diciembre y nuevamente se quedaron plantados, por eso decidieron moverse hacia Chilpancingo e instalar un plantón en la puerta 1, sobre la avenida de la Juventud.

A 24 horas de mantener el plantón, Torres Fierro señala que los damnificados no descartan la posibilidad de levantar pequeñas viviendas de madera sobre la avenida.

“Desde que la lluvia se llevó nuestras casas nosotros vivimos en la calle, no tenemos a donde ir; todos los que están aquí andan de arrimados y pues estar

aquí o estar allá es igual. Al menos aquí hay policía que nos cuidará mientras nos atienden, pero allá de donde venimos no hay nada”, indicó el dirigente.