Industrias automotriz, farmacéutica y textil, las que más dañan el río Atoyac

Propone la ‘Ibero’ Puebla clausurar de forma definitiva permisos de firmas contaminantes.
Falta de tratamiento de aguas negras y basura, algunas de las causas del deterioro.
Falta de tratamiento de aguas negras y basura, algunas de las causas del deterioro. (Javier Ríos)

Puebla

Antonieta Peregrina Castañeda, directora de la asociación Dale la Cara al Atoyac AC, acusó que la mayor contaminación en el cauce del río Atoyac proviene de metales pesados derivados de industrias farmacéúticas, automotrices y textil, y en general de todos los comercios que están conectados al drenaje municipal, donde la autoridad no cumple y cuyo número de establecimientos se puede calificar de “miles”.

Luego de asegurar que las industrias no hacen su trabajo para evitar esa contaminación, sostuvo que los municipios tampoco y al final el río es el que está más sucio.

Dijo que son “miles” de empresas las involucradas y que lo que se busca es identificar cuáles son y de alguna forma hacer la denuncia ciudadana. Para ello cuentan con el portal www.dalelacara.org.

“Cada uno podemos tomar una fotografía y subirla para que sea enviada a las autoridades y le den una respuesta y seguimiento; lo que se busca es que entre todos hagamos un mapa en el cual como ciudadanos busquemos la regeneración del río”, subrayó.

Peregrina Castañeda consideró que las clausuras no son suficientes, ya que las empresas son sancionadas, se amparas y recurren nuevamente a contaminar.

“Se debe crear una cultura de participación en temas de problemáticas ambientales y que todos participen”, puntualizó.

ELIMINAR CORRUPCIÓN

El Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias en Medio Ambiente Xabier Gorostiaga, de la Universidad Iberoamericana Puebla, propuso restaurar la cuenca del río Atoyac con clausuras definitivas a las empresas contaminantes; la aplicación de la ley para evitar que ciudadanía y municipios arrojen elementos tóxicos y basura; la eliminación de la corrupción, y la recuperación de la presa de Valsequillo, que se nutre con el agua del afluente.

En 2015 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente sancionó a 20 firmas por contaminar la cuenca del río en Puebla y Tlaxcala.

DERECHOS AMBIENTALES

La contaminación del río Atoyac y la falta de tratamiento de aguas residuales por parte de los ayuntamientos representan una violación grave a los derechos ambientales, a la salud y a la vida de más de 2.5 millones de habitantes de Puebla y Tlaxcala.

Así lo explicó Aura Elena Moreno, ambientalista del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en Puebla, quien resaltó la necesidad de actualizar las normas de descarga, como la NOM 001, que establece los parámetros para vertir residuos sobre aguas nacionales, y la NOM 002, relacionada con municipios.