Indagan siete ranchos por la presa de Padrés

La sanción por la obra es la clausura, una multa y hasta la demolición; los resultados, en 15 días.
Aseguran que en 2010 no existía el cuerpo de agua en la propiedad del mandatario estatal.
Aseguran que en 2010 no existía el cuerpo de agua en la propiedad del mandatario estatal. (Cuartoscuro)

México

El titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld, informó que la presa ubicada en el rancho del gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, está construida sobre un cauce federal.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula, el funcionario explicó que la sanción en este tipo de casos es la clausura de la obra, una multa y hasta la demolición de la presa; los resultados se tendrán en 15 días.

“Aquí no es una infraestructura que se construyó junto a una zona federal, está sobre un río y está sobre un cauce federal”, afirmó el funcionario federal.

—¿O sea que la construyó sobre el río?

—Sí, la presa está sobre el río.

Esta semana los delegados federales de la Conagua, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación acusaron al mandatario estatal de haber construido de manera ilegal una represa en el rancho Pozo Nuevo, propiedad de su familia.

Según César Lagarda, delegado de Conagua en el estado, el organismo no tenía registro de alguna solicitud o autorización  para la construcción de esa obra, cuya inversión estimada rebasa los 3 millones de dólares.

Korenfeld dijo que a partir de que se dio a conocer el caso, surgieron nuevas denuncias, por lo que ahora la Conagua investiga ya dos ranchos, además del de Padrés, y tiene en la mira a cuatro más.

“Con la capacidad de personal que tenemos, estamos checando dos ranchos que están juntos, derivado también de una serie de desplegados que han salido de otros actores, por lo que en cumplimiento de la ley, estamos checando todos los cuerpos posibles de agua que hay dentro de propiedades que pudieran estar irregulares, y si estuvieran regulares, también determinar los que lo están”, puntualizó.

Contrario a lo declarado por el gobernador, el titular de la Conagua explicó que cualquier obra que se realice sobre aguas superficiales tiene que ser aprobada por la comisión, aun cuando sea de protección o junto a un cauce federal.

“Se requiere dar un aviso, pero debe cumplirse lo que establece el artículo 168 del reglamento, que es someterte a las normas y técnicas de seguridad y permiso que tiene controlada la Comisión Nacional del Agua”.

Por tanto, aclaró que el único aviso que tienen es del pasado 8 de septiembre cuando ya se había denunciado la existencia de la presa, “después de que se inició la denuncia por este hecho, argumentando que es una obra de protección.

“Quiere decir que si no cambió el cauce, la autorización que se requiere es totalmente más complicada, y si cambió el cauce, de todos modos requiere de un permiso técnico para construir en un cauce federal”, agregó.

Korenfeld sostuvo que según las imágenes satelitales a las que tuvo acceso, en 2010 no existía la presa en el rancho del gobernador, y dejó en claro que no se está utilizando ningún servidor de internet para ello, sino el Sistema de Información Ambiental del Inegi.

Sin embargo, afirmó que continuarán los estudios para determinar qué tiempo tiene la construcción.

“Vamos a sacar unos corazones de concreto de la presa para determinar cuántos años tienen, esto no nos dejará duda si tiene uno o dos, 40 o 60 años”, destacó.

Precisó que Padrés tiene 15 días para presentar los avisos y permisos de la Conagua que lo autorizaron para construir la presa.  En ese mismo periodo, el organismo tendrá una resolución final sobre el caso.

“Para efectos de determinar, tendremos todavía unos días más para analizarlo y estaremos pendientes para informar de lo que los resultados den, y el trabajo que ha venido realizando la Comisión Nacional del Agua en este caso y en los demás que estamos viendo, salvaguardando lo más importante que están buscando todos los sonorenses, que es que tengan agua en toda la región”.

Luego de darse a conocer que la minera Grupo México creará un fideicomiso para resarcir el daño ambiental, Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado, calificó esta acción como “insuficiente”.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, consideró que la creación del fideicomiso es un buen comienzo, aunque no se sabe si bastará para entender el problema.

CREA PEÑA NIETO COMISIÓN POR DAÑOS EN RÍO

El presidente Enrique Peña Nieto designó una comisión de trabajo integrada por funcionarios federales, con el propósito de llevar a cabo acciones inmediatas, oportunas y eficaces para evaluar y subsanar los daños causados a la población con motivo del derrame tóxico en el río Sonora.

La Presidencia informó que el grupo de trabajo se trasladará a Sonora “para cumplir, de forma permanente, con las tareas que les han sido encomendadas y estará informando oportunamente a la población respecto al desarrollo y resultados de su gestión”.

Los funcionarios que lo integran son Rodolfo Lacy Tamayo, subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Semarnat; Ricardo Aguilar Castillo, subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Sagarpa.

Además, Mikel Arriola Peñalosa, comisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios; Guillermo Haro Bélchez, procurador federal de Protección al Ambiente, y Alejandro Ozuna Rivero, titular de la Unidad de Enlace Federal y Coordinación con Entidades Federativas de la Secretaría de Gobernación.

El Presidente ha instruido al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, coordinar las labores de supervisión de los trabajos para resarcir los daños y atender las necesidades de la población, se informó. (Silvia Arellano/México)