Impulsará Fundación Menchú campaña de cultura de paz en Guerrero

El propósito es revertir la violencia que azota a la entidad. Rigoberta Menchú criticó que en México no haya investigación ni seguimiento a los crímenes que se comenten.
El gobernador de Guerrero y la Nobel de la Paz,Rigoberta Menchú.
El gobernador de Guerrero y la Nobel de la Paz,Rigoberta Menchú. (Rogelio Agustín Esteban)

Guerrero

Con el objetivo de revertir la violencia que azota a Guerrero, la Fundación Menchú impulsará una campaña de cultura de paz en colaboración con el gobierno del estado, anunciaron la activista indígena guatemalteca Rigoberta Menchú y el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

"Conozco la realidad de nuestra gente, no sólo de Guerrero, sino de México, de Centroamérica y toda Latinoamérica, por eso es la urgencia de impulsar campañas de cultura de paz", expresó Rigoberta Menchú, defensora de los derechos humanos, embajadora de buena voluntad de la UNESCO, ganadora del Premio Nobel de la Paz (1992) y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional (1998).

Destacó que la campaña de cultura de paz no sólo busca el castigo para los criminales, sino también la mejora en la educación, en la impartición de justicia y el perfeccionamiento de la investigación.

Menchú criticó que actualmente en México no existe investigación ni seguimiento a los crímenes que se comenten, lo cual es parte importante dentro de la cultura de paz.

"La cultura de paz es mejorar la administración de la justicia, sé que un esfuerzo como este viene a sembrar una gran tranquilidad en la población", reiteró.

Por su parte el gobernador Ángel Aguirre Rivero aplaudió el proyecto de cultura de paz que impulsa la defensora de derechos humanos a través de la Fundación Menchú.

Sostuvo que la cultura y la educación son las mejores vías para lograr una verdadera transformación social en el país y específicamente en Guerrero.

Propuso la firma de un convenio de colaboración entre el gobierno del estado y la Fundación Menchú que incluya el mejoramiento de la educación, fomento a la cultura y reconocimiento a los indígenas de las diferentes etnias de la entidad.

El mandatario estatal también sugirió a Rigoberta Menchú un programa de intercambio cultural entre Guatemala y México para mostrar las riquezas culturales y artísticas que conservan las culturas originarias de ambos países.

Aguirre Rivero se unió a la propuesta de la Fundación Menchú de impulsar un proyecto de cultura de paz, por lo que refirió la posibilidad de firmar un convenio entre el organismo y el gobierno de Guerrero.

Puntualizó que el programa de paz incluiría los temas de derechos humanos educación para la paz, enseñanzas ancestrales de los pueblos indígenas, intercambio cultural y todos los tópicos que enriquezcan no solamente a las culturas originarias, sino a todo la población.

Otra propuesta que Ángel Aguirre hizo a Rigoberta Menchú fue la de "asesora y testigo" de los programas que impulsa el gobierno de Guerrero en materia de derechos humanos.

Comentó: "Quiero que usted sea un testigo de calidad y que nos oriente y nos sugiera todo aquello que contribuya a mejorar las condiciones de vida de nuestros indígenas pero también la preservación y garantía de sus derechos".

El mandatario confió que en breve el Congreso local aprobará la nueva Constitución Política del Estado de Guerrero en la que, aseguró, hay un capítulo especial dedicado a los derechos humanos y sociales de los indígenas.

Remarcó que Guerrero es una de las entidades que alberga un mayor número de pobladores indígenas, fundamentalmente cuatro etnias: amuzgos, nahuas, tlapanecos y mixtecos.

Por su parte Rigoberta Menchú Tum aceptó las propuestas del gobernador y anunció la puesta en marcha de una agenda conjunta entre la fundación que encabeza y el gobierno de Guerrero.

A pesar del clima de violencia e inseguridad que azota a la entidad, la presencia de diferentes grupos de la delincuencia organizado, el alto número de ejecuciones relacionadas con el narcotráfico, los miles de pobladores desplazados por la violencia y los activistas y luchadores sociales asesinados, Rigoberta Menchú aseguró que en Guerrero "se respira una enorme paz".

Sobre el asesinato de líderes sociales y activistas, la Premio Nobel de la Paz se negó a emitir comentarios o posturas.

También se mantuvo al margen de temas como la Policía Comunitaria y el Sistema de Seguridad Ciudadana, impulsados por las comunidades indígenas de Guerrero.

"No puedo opinar sobre un caso si no tengo el expediente completo, si no tengo la investigación clara", argumentó.