Impiden familias desalojo en reserva ecológica en Morelos

Policías incendiaron cinco viviendas de cartón y lámina para evitar que vuelvan a utilizarlas. Habitantes acuerdan instalar guardias día y noche para estar atentos al regreso de las autoridades.
Policías prendieron fuego en algunas viviendas, asentadas en una reserva ecológica Ajusco-Chichinautzin.
Policías prendieron fuego en algunas viviendas, asentadas en una reserva ecológica Ajusco-Chichinautzin. (David Monroy)

Morelos

Alrededor de 40 familias asentadas de forma irregular en la zona de reserva ecológica Ajusco-Chichinautzin, se confrontaron verbalmente con autoridades civiles y policiacas, y evitaron ser desalojados por la fuerza debido a que portaban palos, tubos y machetes, sin embargo varias viviendas fueron quemadas por las uniformados para evitar que vuelvan a ser utilizadas.

Alrededor de las ocho de la mañana, al menos 200 elementos antimotines de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), arribaron a la colonia Villa Santiago, ubicado en los límites de Cuernavaca y el municipio de Tepoztlán, donde las familias se encuentran asentadas irregularmente debido a que la zona es una de las regiones protegidas por su importancia en la recarga de agua para la capital del estado y otros municipios.

Tras el ingreso de los elementos policiacos, las familias ya los esperaban con armas, tubos y machetes, para evitar que sus pertenencias fueran desechadas de sus viviendas construidas, en su mayoría, de cartón y madera. Ante la oposición de los afectados y la presencia de sus abogados, los elementos policiacos decidieron retirarse, no sin antes prender fuego a algunas viviendas, a las que previamente rociaron con gasolina.

"Somos personas de bajos recursos que no tenemos a dónde ir, si pueden observar las viviendas son pequeñas, de madera o de cartón y estamos aquí no porque queremos, sino porque no tenemos otro lugar para vivir", declaró a gritos la señora Lorenza Montiel, habitante del lugar, quien destacó que los antimotines decidieron retirarse para evitar una confrontación, aunque los señaló de haber sido los responsables del incendio de sus viviendas.

Tras casi tres horas de presencia en la zona, los policías fueron retirados del lugar.

Las llamas dejaron como saldo la quema de cinco viviendas, daños materiales y la pérdida total de sus pertenencias para cinco familias, No hubo lesionados mi personas detenidas.

Ante la posibilidad de que la policía regrese, los habitantes acordaron guardias día y noche, y se turnarán para estar atentos al regreso de las autoridades.

La secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno estatal, a través de un vocero que no quiso que fuera revelado su nombre, informó que la acción forma parte del rescate de zonas protegidas en diversas partes del estado.

A unos kilómetros hacia el sur de este lugar, se encuentra la zona de recarga acuífera conocida como El Texcal, donde también ha sido necesaria la intervención policiaca para rescatar los espacios ocupados irregularmente.

En esta región, ubicada entre los municipios de Jiutepec y Tepoztlán, los habitantes ya habían construido viviendas de concreto, algunas de ellas con albercas o comercios.

En dicha zona, fue necesaria la intervención en más de cinco ocasiones para completar los desalojos, bajo el argumento de la importancia biológica del lugar, pero también por la violación a la legislación estatal y federal en la materia.