Impiden a matrimonio de lesbianas de Mérida registrar a su primer bebé

La pareja acudirá a los tribunales federales para interponer amparo por “discriminación”.

Yucatán

A pesar de contar con su acta de matrimonio, Lorena y Karen se han visto impedidas para registrar a su bebé en Mérida, Yucatán, de ahí que han tenido que interponer un amparo para realizar el trámite.

Cuando ellas decidieron unirse tuvieron que recurrir a la misma protección de la justicia, es decir, obtuvieron un amparo y así pudieron casarse.

En el considerando 9 de esa sentencia de amparo se señala que las cuestiones relacionadas con el matrimonio se tendrán que interpretar de acuerdo con una forma no discriminatoria.

"El Registro Civil no está tomando en cuenta esa parte de la sentencia y la pareja tramita otro amparo para que la justicia federal lleve a cabo el registro del niño", explico a MILENIO la representante de la Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa para el Crecimiento Personal AC, Amelia Ojeda Sosa.

El pequeño Karlo nació por inseminación artificial, pero cuando el matrimonio acudió al Registro Civil de Mérida les dijeron "que solo lo podían hacer (registrarlo) como hijo natural, pero las mamás somos las dos.

"Cuando se casaron el año pasado, creíamos tener todos los derechos, como los heterosexuales, para registrar hijos"; pero no.

Esto es otro ejemplo "de discriminación", dice la abogada. A pesar del amparo con el que cuentan, el acta matrimonial no es igual a la de una pareja heterosexual.

El pasado 4 de enero se casaron y su acta dice "cumplimento de sentencia" y no acta de matrimonio.

Se inconformaron ante juzgados federales "por otra nueva discriminación, y ahora les dieron un acta nueva que dice 'Matrimonio por cumplimiento de sentencia'".

Recurso

Desde 2102, activistas y abogados pugnan para que el Congreso estatal apruebe una iniciativa a favor de los matrimonios de personas del mismo sexo; después de dos años acusaron que "hay omisión legislativa" en el tema.

El año pasado presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional de Yucatán para que obligue al Congreso a legislar; sin embargo, solo resolvió que no hay tal omisión.

El magistrado Santiago Altamirano elaboró el proyecto que fue presentado al pleno, en el cual se determina "la existencia de una omisión", y le daba un tiempo al Legislativo para las acciones pertinentes "y considerar a estas personas para darles fortaleza al derecho que estaban promoviendo", explicó en entrevista.

Sin embargo, la votación de los magistrados fue adversa y se declaró "inexistente la omisión".

De esa manera las parejas organizadas en Yucatán solicitarán un amparo directo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que ordene al tribunal que intervenga ante el Congreso local para modificar el Código Familiar y puedan casarse sin amparo.