Impiden habitantes de El Texcal trabajos de limpia en zona protegida

Unos 100 habitantes de la zona, armados con palos piedras impidió que continuaran con la labor de “limpiar” en las 70 hectáreas que representa esa reserva natural y que había sido invadida.

Jiutepec

Un centenar de habitantes de la zona natural protegida conocida como “El Texcal”, impidieron la conclusión del octavo desalojo que comuneros de Tejalpa realizan en el lugar desde hace varias semanas, con apoyo de la Policía Estatal, donde más de 300 asentamientos irregulares han sido quemados y derribados.

Alrededor de las 10:00 horas, cerca de 70 comuneros arribaron al lugar ubicado al norte del municipio de Jiutepec, para proseguir con la quema y derrumbe de las casas edificadas irregularmente, sin embargo, una valla de más de cien habitantes de la zona, armados con palos piedras y en una actitud hostil, impidió que continuaran con la labor de “limpiar” las 70 hectáreas que representa esa reserva natural, considerada por los especialistas como una “cisterna natural” para municipios de la zona conurbada de Cuernavaca.

Desde hace más de 20 años, El Texcal ha sido vendido por partes de forma irregular; al ser una reserva de carácter estatal y federal, no puede ser fraccionada ni vendida a particulares ni enajenada para fines comerciales.

Sin embargo, distintos asentamientos irregulares han poblado la zona, al grado de que no sólo casas de cartón y lámina se convirtieron en casas de familias provenientes de diversas zonas de Morelos, incluso de otros estados, sino que también fueron construidos inmuebles de tabique y cemento, algunos de ellos con alberca, cisnernas o grandes estacionamientos. Incluso, este jueves, fue derribada una pequeña iglesia, por lo que símbolos e imágenes fueron retirados por los colonos.

Desde hace dos meses, con el apoyo del Gobierno del estado, que además de tener un proyecto para construir un parque ecológico en el lugar, también ha logrado la detención de algunas bandas de secuestradores alojadas en el lugar, los comuneros iniciaron el desalojo de la reserva, dando lugar a un par de choques con los afectados.

Uno de los más representativos derivó en que los afectados decidieron salir al bulevard Cuauhnáhuac, donde bloquearon la vía, atacaron vehículos y se enfrentaron a la policía, lo que generó la detención de más de 18 personas.


Los desalojos de los comuneros han consistido en la destrucción, a través del fuego o de las herramientas de los asentamientos irregulares, sin importar si las familias tienen donde dormir. De las 70 hectáreas invadidas, las autoridades calculan que estas acciones han “liberado” a casi 40 de ellas, según, Iván Fernández Galván, Subsecretario de Gestión Ambiental Sustentable.

Durante el octavo desalojo impulsado por los comuneros este jueves, sólo diez casas lograron ser destruidas debido a la intervención de los habitantes, quienes lograron echar de El Texcal a los comuneros, pese al apoyo policiaco que les acompañaba.

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, aseguró que los operativos para “limpiar” El Texcal, continuarán, y anunció que todas las personas que deben ser expulsadas, serán reubicadas en otras zonas de Morelos, donde las autoridades gestionan la entrega de inmuebles, como sus nuevas viviendas, por lo que este jueves, autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno de Morelos, iniciaron el censo de los habitantes que se quedaron sin vivienda.