Alondra no irá a EU hasta que le apliquen examen de ADN

La menor permanecerá con su abuela paterna en Michoacán bajo tutela de la Procuraduría de la Defensa del Menor hasta que llegue la madre y se realice la prueba para comprobar su parentesco.

Morelia

Alondra Díaz no podrá ser trasladada a Estados Unidos hasta que Dorotea García, quien asegura ser su madre, esté en el país y se compruebe por exámenes de ADN su consanguineidad, determinó la Procuraduría General de Justicia de Michoacán.

Acompañada de su abuela Victoria Barragán y de la jueza primero, Cinthia Mercado, la menor  abandonó el juzgado alrededor de las 22:45, resguardada por elementos de la Policía Federal; fue trasladada hacia la casa de su abuela, donde pernoctará.

Sin dar declaración alguna, Alondra abordó una camioneta en espera de la audiencia que se realizará al mediodía de este martes.

La procuraduría del estado dispuso tres medidas cautelares para salvaguardar la integridad de Alondra, luego de que ni el juzgado primero civil con sede en Los Reyes, Michoacán, ni la autoridad ministerial dieron a conocer información oficial sobre el estatus institucional de la menor.

La dependencia estatal solicitó acreditar la identidad de los parientes, aplicar exámenes de ADN y determinar que la menor no haya sido víctima de algún ilícito.

En tanto se cumplen con estas medidas, la menor estará con su abuela paterna en Los Reyes y bajo tutoría de la Procuraduría de la Defensa del Menor, dependencia perteneciente al DIF de Michoacán, hasta el momento en que llegue la madre de Alondra, que se prevé ocurra el martes.

A principios de mayo, Alondra Díaz fue ubicada en el poblado de La Cofradía, del municipio de Tlajomulco, en Jalisco.

Ante lo mediático del caso, el padre de la menor accedió a entregarla siempre y cuando fueran retirados los cargos que Dorotea García había presentado en su contra, a lo cual ésta última accedió.

En el 2007, Reynaldo Díaz, padre de Alondra sustrajo sin permiso a la menor del domicilio de su madre en Houston, Texas, cuando realizaba una visita.

Desde entonces, Dorotea García inició su búsqueda y fue hasta abril y luego de ocho años, que tuvo noticias de ella. Una Alondra con las mismas características físicas vivía en Guanajuato, por lo que inició los trámites legales para trasladarla a Estados Unidos.

Fue la jueza primero de lo civil con sede en Los Reyes, Cintia Mercado, quien sin aplicar pruebas de paternidad ordenó el traslado de la menor Alondra Luna a Texas, en donde un juzgado aplicó las pruebas necesarias y confirmó que la menor no era la hija de Dorotea, por lo que ordenó la repatriación.

Al final todo se trató de una confusión en virtud de que ambas niñas sí se conocen y sí tienen un lazo familiar, ya que son primas.

La madre de Alondra Luna es hermana del papá de Alondra Díaz, lo que generó la acción de la Interpol y la confusión.