Trabajadores del INAH paran actividades en Veracruz

Aseguran que no cuentan con el equipo y material de trabajo para dar mantenimiento a las 19 zonas arqueológicas y sitios bajo resguardo del Instituto.
Los trabajadores aseguran que no cuentan con herramientas para dar mantenimiento a las zonas arqueológicas.
Los trabajadores aseguran que no cuentan con herramientas para dar mantenimiento a las zonas arqueológicas. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Con la advertencia de que si no reciben respuesta a sus demandas tomarán zonas arqueológicas como El Tajín y la fortaleza de San Juan de Ulúa, trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia pararon actividades en la Delegación del Centro INAH Veracruz, para demandar la destitución del delegado Nahúm Noguera Rico, pues está "dejando caer edificios y restos arqueológicos por falta de mantenimiento".

Los trabajadores del Sindicato de Trabajadores Administrativos, Técnicos y Manuales del INAH Veracruz señalaron que no cuentan con el equipo y material de trabajo mínimo necesario para sus labores como son machetes, podadoras, tractopodadoras, tijeras y demás implementos para dar mantenimiento a las 19 zonas arqueológicas y sitios bajo resguardo del Instituto.

Desde hace 5 meses los empleados no cobran sus horas extras que tienen que realizar ante la insuficiencia de trabajadores, aunado al hecho de que no existe suficiente personal de custodia que vigile el patrimonio nacional.

Gabriel del Valle Ferral, secretario general del Sindicato del INAH advirtió que desde la llegada del actual delegado los sitios arqueológicos en la entidad no reciben los trabajos de conservación y mantenimiento adecuado, al grado que hay restos de gran valor hisórico que se están cayendo, desmoronando o por colapsar.

Un ejemplo es el gran Mictlantecuhtli, Dios de la Muerte en la zona arqueológica de El Zapotal en el municipio de Ignacio de la Llave, único en Mesoamérica que después de cuatro diagnósticos "nadie quiere entrarle al mantenimiento por el temor a que colapse y se le finquen sanciones" y hasta lo despidan.

La situación se replica en todos los sitios a cargo del INAH, cuyos trabajadores exigen se cumpla la minuta firmada desde hace ya un año para que les entreguen el equipo adecuado que necesitan en los centros de trabajo.

El dirigente sindical dijo que hay desvíos de recursos, porque se tienen presupuestos para estos rubros, de allí que demandan auditoría al Centro INAH y al Tajín.