Investigan irregularidades legales en el IMSS de Oaxaca

La Secretaria de la Función Pública Federal (SFP), iniciaron una investigación contra el ex delegado del IMSS, Víctor Octavio Pez por asociarse a empresas "fantasma".
Se encontraron cuatro contratos irregulares de adjudicación directa, en donde intervinieron el encargado de despacho, el delegado del IMM Víctor Octavio Pérez del Valle, el jefe de servicios médicos Mario Alonso Mendoza y la Coordinación de Abasto, dependiente de la dirección de administración.
Se encontraron cuatro contratos irregulares de adjudicación directa, en donde intervinieron el encargado de despacho, el delegado del IMM Víctor Octavio Pérez del Valle, el jefe de servicios médicos Mario Alonso Mendoza y la Coordinación de Abasto, dependiente de la dirección de administración. (Oscar Rodríguez)

Oaxaca

La Auditoria Superior de la Federación y la Secretaria de la Función Pública Federal (SFP), iniciaron una investigación contra el ex delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Víctor Octavio Pez del Valle, por cometer diversas irregularidades en la licitación de diferentes servicios adquiridos y compra de medicamentos ilegales.

Se encontró que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Oaxaca está asociado con empresas "fantasmas" de Guadalajara, Jalisco, para cubrir el déficit de medicamentos que hay en  unidades médicas rurales, que se encuentran en zonas de alta marginación.

De acuerdo a la indagatoria, hubo procesos de licitación irregulares que se realizaron sin previo concurso, a favor de empresas que cometieron incumplimientos en los contratos para la realización de hemodiálisis y diálisis sin plena justificación y de forma innecesaria. Además se encontraron fraudes por contratos cedidos a favor de empresas “fantasmas”.

Entre los contratos irregulares, se encontraron cuatro contratos de adjudicación directa, en donde intervinieron el encargado de despacho, el delegado del IMM Víctor Octavio Pérez del Valle, el jefe de servicios médicos Mario Alonso Mendoza y la Coordinación de Abasto, dependiente de la dirección de administración.

El primer contrato con número IMSS-oaxaca-006-2014 es por la prestación del servicio de hemodiálisis a favor de la empresa Servicios Integrados Tecnológicos de Salud Morger S.A de C.V, para dos Hospitales Generales de Zona por 7 millones, 418 mil 760 pesos.

El segundo contrato irregular tiene el número IMSS-Oaxaca-JPM-001-2014, es por un monto de un millón 551 mil 435 pesos, a favor de la misma empresa y por los mismos servicios de hemodiálisis, para el hospital general de zona de Oaxaca.

Un tercer contrato tiene el número IMSS-Oaxaca-101-2014, celebrado el 30 de junio de 2014, tiene tres montos distintos: 9 millones 630 mil pesos, un millón 925 mil pesos y 11 millones 555 mil pesos, a favor de la misma empresa y por los mismos servicios de hemodiálisis que se advierte no se aplicaron en los hospitales aludidos e involucrados.

También en la revisión de los órganos de control se detectó varios contratos irregulares para adquisición de medicamento, dónde se involucra al delegado del IMSS, el jefe de servicios médicos Mario Alonso Mendoza y la Coordinación de Abasto, dependiente de la dirección de administración. Este contrato tampoco se cumplió, y fue llevado a cabo sin previa licitación. De igual forma, se encontró una adjudicación directa a una empresa “fantasma” con residencia en  Guadalajara, Jalisco.

El  contrato referido tiene el número IMSS-112-2013, celebrado con la empresa KATRA S.A de C.V, por un monto de 13 millones 263 mil pesos. La empresa fue investigada por incumplimiento de entrega de medicamento al programa IMSS-Prospera, y se determinó que no existía dicha empresa.

 En este caso, siguen sujeto a investigación el coordinador del programa IMSS-Prospera Ariel Gamaliel Hernández Díaz y el Coordinador de abasto Severiano Sánchez Mendoza.

El programa Prospera ofrece servicios médicos en al menos 412 municipios con alto rezagos de marginación y indicadores de bajo desarrollo humano de Oaxaca.

Se desatendió a pacientes con diabetes y mujeres embarazadas

Un dictamen de la Unidad de Evaluación, en poder la Auditoria Superior de la Federación y del órgano de control interno del IMSS, determinó que durante la gestión del ex delegado de la institución en Oaxaca, Octavio Pérez del Valle, hubo desatención médica para los  pacientes con diabetes del hospital general de zona.

El jefe de Servicios Médicos Mario Alonso Mendoza, ofreció servicios médicos de mala calidad a los derechohabientes.

En el dictamen se advierte que los jefes de servicio no realizaban acciones de mejora en la capacidad resolutiva de los médicos, con elevados porcentajes de referencia de pacientes del hospital general de zona en la ciudad de Oaxaca.

Tampoco supervisaban la actuación diaria, ni el concentrado mensual de los censo de enfermos diabéticos e hipertensos.

Así mismo, no enviaban semanalmente el informe de remisos de alto riesgo a trabajo social, para su reintegración y tratamiento.

Otra de las inconsistencias en el servicio  que se encontró fue que había baja congruencia clínico-diagnostico-terapéutica-incapacidad, por que los jefes de servicio junto con los médicos familiares no supervisan las deficiencias que existen en las notas de evaluación médica.

Se encontró que el módulo de diabetes del IMSS tiene insuficiente equipo, no hay abasto de medicamentos en las farmacias y que se otorgan medicamentos caducos que se entregan a los pacientes.

 No hay registros de expedientes clínicos, ni canje de recetas en las farmacias de las clínicas.

El comité local de Peveni-IMSS, no funciona, ni sesiona y ni se detallan sus avances o indicadores.

Hay desatención en cobertura de detención de cáncer  cervicouterino y nula operación del programa de detección de cáncer de mama por mastografía.

Se carece un sistema adecuado de vigilancia epidemiológica, las unidades de medicina familia no conocen el seguimiento clínico epidemiológico de los caso de VIH-SIDA, por carencia de censos nominales y tratamientos de casos en los hospitales generales de zona.

Hay baja detención en los casos de tuberculosis pulmonar en mujeres, hombres y adultos mayores, además de que no hay evidencia de atención integral de pacientes con tuberculosis pulmonar por médico familiar.

Hay un alto rezago en la atención de mujeres embarazadas, el proceso de emergencia obstétrica es irregular y hay múltiples condiciones de riesgo de mortalidad materna y perinatal por lo que se advierte de un alto índice de negligencia médica por cesáreas.

En el paquete se detalla un resumen de las anomalías que se hallaron por parte de la ASF y SPF y el montón de copias respaldan los estudios internos que se hicieron y donde está pendiente la sanción a los involucrados.